19 mayo 2022
  • Hola

Mirando para otro lado

10 abr 2021 / 03:00 H.

    La Semana Santa ya es historia y estamos a punto de terminar la de Pascua. No cabe duda que, si de algo nos tiene que servir revivir cada año la pasión de nuestro Señor, no ha de ser solo para recreación cinematográfica de una historia más. Durante estos días, este ojo que observa, ha reflexionado profundamente sobre determinadas cuestiones de gran interés para todos, no con ánimo de levantar polémica, ni mucho menos, pues bastante caldeado está ya el ambiente, sino simplemente por la necesidad de compartir. En todas las constituciones del mundo, cartas y declaraciones de derechos humanos existe un común denominador legal que dice que “el interés privado ha de ceder ante el interés público”. Pero también en la sociedad existe un sentir implícito, independientemente del credo o posicionamiento político, que identificamos con la moral o ética colectiva y que podríamos equiparar con el concepto de solidaridad universal. Cuando ese interés público no coincide con la ética universal, si no respondemos como sociedad o humanidad a ello, les aseguro que todos estamos mirando hacia otro lado.

    La pandemia ha puesto a los pies de los caballos a la propia humanidad, sobre todo a la del llamado “primer mundo”. El virus está por todo el planeta y es responsabilidad de quienes tienen la solución del problema, actuar en favor de la ética universal. El mundo tiene la solución para evitar lo que será un genocidio de una amplia ratio de la población mundial. Desde esta humilde columna, abogo por la liberalización de las patentes de las vacunas en post del bien y la supervivencia de la propia humanidad. Yo no digo que no se les pague un justiprecio, pero lo que está en juego es lo universal.

    Es vergonzoso que se esté dejando morir a las personas porque no se producen vacunas suficientes al ritmo de lo que se necesita. Todos los países producirían las vacunas necesarias si se hubieran liberalizado las patentes, que dicho sea de paso, se han descubierto gracias a unos investigadores que en su mayoría, se han formado en Universidades públicas.

    Lo legal no siempre coincide con lo moral, con la generosidad, con la solidaridad y con la ética universal. En este momento de la historia de la humanidad, es la primera vez que tenemos organismos internacionales que podrían intentar la liberalización, que ya pedimos muchos, para que la urgencia universal dejara de ser una utopía.

    No olviden que a escala planetaria no sólo estamos asistiendo a la muerte física de millones de personas, sino que también se está produciendo una muerte civil y económica de cantidad de trabajadores, empresarios... lo que nos va a llevar a una muerte del sistema socioeconómico en el que vivimos.

    ¿Dependemos del capricho de los lobbys y no de las democracias?

    O ¿acaso lo que se busca es generar problemas que solo ellos pueden solucionar?

    Seguimos mirando para otro lado como hace 2021 años.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png