06 diciembre 2019
  • Hola

Las castañas de don Bosco

30 oct 2019 / 03:00 H.
Alberto Estella
El farol

Un milagro como el de los panes y los peces, pero con castañas para jóvenes de los barrios de Turín con hambruna. En su recuerdo, el día de los Difuntos los Salesianos nos daban, a los externos y a los “cebones”(internos) una envuelza de castañas cocidas con anís. Yo aún no iba al cementerio. Castañas si, difuntos no. Era un día para reproducir en el picup la inmortal versión de “Cuando los santos marchan”, de Luis Armstrong, trompeta y ronca voz, go marching in...Fui al cementerio de San Carlos cuando supe que mi abuelo paterno descansaba allí, justamente debajo de Unamuno. Luego llegó la abuela y detrás “mis patriarcas, que – como los de Gabriel y Galán -, uno en pos del otro del hogar salieron”.

Un amigo de aquellos mondas y castañas, ha escrito: “Mi admirado viejo de las barbas, enterrado en un cementerio londinense”. Sabiendo de que pie cojea, se refiere a Marx. Efectivamente, descansa de la gran putada que hizo, no ya al capitalismo, sino ¡a la humanidad!, en el de Highgate. Lleva allí la tira de años y el capitalismo no se ha suicidado, como él preconizó. Sin embargo, con su marxismo por bandera, llevamos cien millones de muertos, “suicidados” por Stalin, Mao... (En España, la represión en zona republicana, más de 38.000).

Uno conoce camposantos hermosos, con muertos ilustres, Pére Lachaise (París), La Chacarita (Buenos Aires), el judío de Jerusalén, o la Almudena (donde junto a su familia, Chema Sánchez y Ceballos, dimos tierra a Venancio Blanco). Pero el que he visto más veces, y ustedes, es el militar de Arlingthon, aunque solo estuve personalmente dos veces. Sale en muchas películas made in USA. Acoge a todos los caídos de su guerra civil, del Norte y del Sur. ¿Y si importáramos su espíritu a Cuelgamuros?

Iré al camposanto de Béjar, con parientes y quienes - como en “Mediterráneo” -, quieren tener buena vista. Y visitaré pronto el zamorano de Fuentelapeña, que hace unos días, en una bodega amiga, supe que alberga a don Claudio Moyano, el de la Cuesta madrileña de los libros viejos, el de la histórica Ley educativa. Aunque para educador, don Bosco, con o sin castañas. Que descansen en paz y nos esperen. When de saints...