19 marzo 2019
  • Hola

La vida te da sorpresas

15 mar 2019 / 03:00 H.

La vida es así, que aparte de ser una gran serie que veíamos de pequeños, es una expresión que oímos, o decimos, muy a menudo. La vida es así, la vida te da sorpresas (sorpresas te da la vida). Cuando piensas que lo has visto todo, llega la vida, te pega una bofetada y te deja “patas arriba”. Porque, sin ningún tipo de duda, la realidad siempre supera la ficción.

Ahora, eso sí, no siempre que la vida te sorprende es para bien. Yo no salgo de mi asombro al ver cómo Podemos ha presentado a una asesina convicta como candidata a la alcaldía de Ávila. Lo siento mucho por los abulenses, me parece una falta de respeto. Pero es que este asunto, lejos de terminar ahí, ha dado un giro más, entrando en escena uno de los personajes más deplorables de la política española: Echenique. Por cierto, que nadie olvide que según el código ético de Podemos, Echenique debería haber dimitido por aquello de pagar a su asistente en “b”, pero claro, las normas para otros. La paja en ojo ajeno.

Pues bien, el personajillo de marras, buscando defender lo indefendible, ha salido explicando que Pilar Baeza había sido víctima de una violación. Un asesinato es injustificable se mire por dónde se mire. Pero es que además, la familia de la víctima, porque en esta historia solo hay una víctima, que es el asesinado, ha tenido que sacar el sumario del juicio para dejar claro que esa violación de la que hablaba Baeza, y más tarde Echenique, no había existido. Matan a tu hermano, a tu hijo, a tu novio... Y encima treinta años después, esta pareja de indeseables quiere manchar su memoria haciéndole pasar por un violador.

A Echenique le he oído decir muchas cosas, pero muchas, aunque hay algo que no le he oído decir, ni creo que lo vaya a hacer. Nunca le he oído pedir perdón y, en este caso, una sincera disculpa a la familia de la víctima sería, no solo recomendable, sino que exigible.

Hace años comentamos y, por qué no decirlo, nos reímos, de aquella famosa frase del Rey emérito de “lo siento mucho, no lo volveré a hacer”. Pues bien, mucho me temo, que no vamos a ser capaces de escuchar algo similar de la boca de Echenique. Paja en ojo ajeno, como os decía.