02 julio 2022
  • Hola

La velocidad del tiempo

05 may 2022 / 03:00 H.

    Cómo pasa el tiempo. Sobre todo en política. Han pasado más de dos semanas desde que tomó posesión el gobierno presidido por Alfonso Fernández Mañueco y todavía los consejeros y otros altos cargos de Vox no han emprendido ninguna ‘saca’, ni le han dado el paseíllo a nadie, ni se han comido crudos a los niños. Una profunda decepción empieza a propagarse entre los voceros de la izquierda y la extrema izquierda.

    Ayer se cumplía un año desde el 4-M que todo lo cambió en Madrid y en España. Un año desde que Isabel Díaz Ayuso mostraba el camino para derrotar a Pedro Sánchez y empujaba al vacío a Pablo Iglesias hasta mandarlo desde los altares de la Vicepresidencia a los sótanos de la maledicencia televisiva donde ahora habita. Nunca podremos agradecerle bastante que nos haya librado de ese retorcido y peligroso bolivariano.

    Pocas horas antes de que Mañueco asumiera la presidencia de la Junta al Gobierno de Sánchez le estallaba el caso del espionaje a medio centenar de nacionalistas, separatistas y golpistas. Era la primera traca, porque la segunda la detonó el propio presidente del Ejecutivo en fecha tan señalada como el 2 de Mayo con la intención de aguarle la fiesta a Ayuso. Hay que ser tonto integral, o un insensato de tomo y lomo, para lanzar a los cuatro vientos la noticia de que te han espiado siendo el ilustre inquilino de La Moncloa. Es como decirle al mundo: “Soy un zoquete y no podéis fiaros de mí ni de mis servicios de inteligencia; no me confiéis secretos porque se van a enterar nuestros enemigos, que ni siquiera sé quiénes son”. Todo esto a dos meses de la cumbre de la OTAN y a poco más de un año de asumir la presidencia de turno de la UE.

    El tiempo pasa muy rápido y hace ya setenta días que las tropas del psicópata Putin entraron en Ucrania para arrasar un país cuyo único pecado consiste en querer ser una democracia occidental. Setenta días de horror, destrucción y crímenes de guerra. Un tiempo en el que las grandes democracias se han volcado con los ucranianos, no solo acogiendo a quienes huyen de la muerte, sino enviando ayuda militar para resistir al invasor. España, con comunistas proPutin empotrados en el Gobierno, está siendo de los más rácanos a la hora de enviar material. Mientras Zelenski pide armamento pesado, Sánchez se limita a mandar camiones, balas y algunos lanzagranadas del año de la pera. Poquita cosa, aunque demasiado para sus compañeros podemitas.

    El tiempo político corre que se las pela y hace ya más de un mes que Alberto Núñez Feijóo fue elegido presidente nacional del PP. Si con la victoria de Ayuso empezó todo, con la marcha de Pablo Casado, tras casi hundir el partido, y la llegada del gallego, parece que se acerca el final de la era oscura del sanchismo. Feijóo ya lidera en las encuestas, y eso que tampoco ha cosechado grandes triunfos ni ha planteado nuevas y brillantes iniciativas. Se ha limitado a aplicar eso tan difícil en política que es el sentido común. Sin estridencias, sin juegos malabares, sin bandazos, sin infantilismo. Un poco de “política para adultos”, que diría Mariano Rajoy. El resto se lo han puesto en bandeja sus rivales, con tanto ridículo y tanta pelea entre sanchistas por un lado y comunistas, proetarras, separatistas y golpistas por el otro.

    Han pasado ya tres años y 330 días desde la llegada de Sánchez al poder. Estos no han pasado rápido, sino que se han hecho eternos. Eso sí, no podemos negar que, junto a su capacidad de destrucción, Sánchez tiene un innegable talento para el espectáculo. No hay más que verle ahora genuflexo ante los enemigos de España concediéndoles entrar en la Comisión de Secretos de Estado por haberles espiado, cuando su obligación era precisamente espiarles para impedir que vuelvan a atentar contra la unidad de la nación. Nos estará hundiendo en la miseria, pero no podemos decir que nos estemos aburriendo.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png