Borrar
DE CALLE

Más pobres con Sánchez

Con el sanchismo los salmantinos ganan menos y pagan más impuestos, lo que les obliga a tirar de los ahorros de toda la vida

Jueves, 18 de enero 2024, 06:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Con Sánchez somos más pobres: ganamos menos y pagamos más impuestos. Frente al mundo feliz pintado por el Gobierno sanchista, la cruda realidad de los datos confirma que los salmantinos han perdido un 6% de poder adquisitivo en los tres últimos años. Los precios han subido muy por encima de los salarios y para atender a las necesidades más básicas las familias de la provincia están tirando de ahorros. Solo en el último ejercicio los salmantinos han retirado del banco 400 millones de euros, más de mil euros por vecino. La hucha que veníamos llenando desde 2015 ha comenzado a vaciarse de forma dramática.

Tenemos que tirar de la cuenta y de los depósitos bancarios porque los salarios han subido menos que el IPC y porque el Ejecutivo socialcomunista nos ha subido los impuestos sin misericordia: hemos pagado al Estado un 25 % más en los dos últimos años y desde que llegó el del Falcon, la 'factura' ha subido en 350 millones de euros respecto a lo que nos detraía el gobierno de Mariano Rajoy.

Los salmantinos hemos perdido un 6 % poder adquisitivo en tres años, a pesar de que las retribuciones de los pensionistas y funcionarios han sido actualizadas con subidas que compensan el IPC. Es decir, que para quienes no son jubilados ni cobran de la Administración, el empobrecimiento es mucho mayor que esa media del 6 %.

La mayoría de los españoles vivimos mucho peor con Sánchez, pero hay una minoría que está disfrutando de lo lindo con el Ejecutivo sanchista. Los funcionarios y pensionistas se mantienen, pero por encima de ellos están los grandes privilegiados: los golpistas catalanes, los presos de ETA, los violadores y agresores sexuales y los miles de asesores bien pagados con los que el Gobierno engorda la nómina de personal dependiente de la teta pública. Para ellos no son tiempos de crisis sino días de vino y rosas.

Dicen los voceros del sanchismo que hay más trabajo y menos paro. En realidad, analizando las cifras, lo que hay es un reparto del trabajo (más empleados que en conjunto realizan menos horas) y, sobre todo, más funcionarios. Uno de cada tres nuevos empleados en España cobra del Estado (Gobierno central, autonomías, diputaciones, ayuntamientos y organismos públicos).

El personal a sueldo del Gobierno ha crecido de manera desaforada desde el ascenso de Sánchez a los cielos de La Moncloa pero también en esto nuestra provincia, como de costumbre, viene siendo marginada. En Salamanca el personal al servicio del Gobierno central está en mínimos mientras bate todos los récords en el conjunto de España. Nos están quitando funcionarios de Justicia (así los atascos) y de la Seguridad Social (de ahí el desastre) y se los están llevando a Madrid o a otros territorios donde al PSOE le interesan más los votos, porque a Salamanca la dan por perdida.

Pese al desmantelamiento de los servicios de la Administración central, resulta que 2023 Salamanca tenía el récord de funcionarios, gracias al incremento del personal de la Junta de Castilla y León. Ese mayor número de funcionarios regionales se concentra en Sanidad, lo cual podría resultar muy positivo si no fuera porque las cifras de la lista de espera para ser operado en el nuevo Hospital no hacen sino crecer. La demora quirúrgica baja en todas las provincias de la Comunidad salvo en Salamanca, pese a que la provincia sumó 772 sanitarios en el último año. Un fracaso de enormes proporciones de la Consejería de Sanidad, imposible de justificar.

Nuestro bolsillo cada vez más vacío y la salud cada día más complicada.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios