Borrar
EL COMERCIO SALMANTINO POR GREMIOS

Ultramarinos y coloniales (3)

La célebre familia de «Los Macaos», con tiendas de comestibles, fueron Nicolás, Angel y José Villoria Pérez

Sábado, 16 de marzo 2024, 05:30

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Ya en el siglo XX aparecen: Severo Simón, propietario de la conocida «Casa Moretón», en Zamora 43, entre la calle de las Isabeles y la de la Luna, que también es dueño del café Puerto Rico, en Prior, 11 y regenta el Términus, en Toro, 18. Es depositario exclusivo de los vinos de Rioja marca «Martínez Lacuesta». Luis Valls Valencia y Manuel Santos Pedraz, estrenan un edificio modernista en Pozo Amarillo, 2, en 1913, que luego traspasan a Eleuterio de Cabo.

«La Trevijana» en Zamora 35, frente a la calle del Sol (hoy Vázquez Coronado), con especialidad en aceites de Julián de la Riva. Pedro Cereceda en Cárcel Nueva, 6. Rafael Jiménez, en san Pablo, 5. Pedro García Macías en Avenida de Mirat, 3 e Ignacio García Pericacho en Toro 98 con sucursal en Pozo Hilera, esquina con su Travesía, que traspasa a Francisco López.

La célebre familia de «Los Macaos», con establecimientos de comestibles, fueron Nicolás, Angel y José Villoria Pérez. Los dos primeros en el Barrio Chino y José en Serranos, 18. Isidro Villoria de Dios tuvo la tienda en la plaza de san Vicente y al fallecer el 08/02/1929, la heredaron sus hijos José, Nicolás, Angel, Saturnino «Tunino», Manuela y los futbolistas del Ciosvin y Salamanca, Isidro y Miguel, que se trasladaron a la calle José Jáuregui, frente a la Travesía de Pozo Hilera, cuando Aniceto Díaz les dio el traspaso de su tienda al abrir en el Pozo Amarillo, número 7, el Café «Orión», esquina a Ventura Ruiz Aguilera, donde luego los almacenes Ara.

El número 25 de la Plaza Mayor, en 1910 se convierte en la tienda de ultramarinos finos del país y del extranjero de Gabriel García Sevilla, cuñado de Pozueta, que vende los exquisitos chocolates de «Santa Juliana» y que al fracasar en el negocio, lo traspasa para ser la tienda de ultramarinos y coloniales de Andrés Laporta Rodríguez, en mayo de 1912, quien adquiere fama por su excelente café brasileño, que al ser tostado diariamente, expande por la Plaza su exquisito aroma. Vende también las acreditadas pastillas de café y leche y continúa hasta que en abril de 1946, establece una sucursal la joyería de Cordón.

En 1903 se traspasa, con existencias o sin ellas, la tienda de coloniales de Leopoldo García en Toro, 60, que fue «El Precio Fijo» de José Sánchez Martín. En 1904 en la Plaza de Bretón, 16, se encuentra Manuel Ruano despachando las célebres rosquillas de Ledesma. En ese año se traspasa la tienda «El Bejarano» en san Julián, 6 y se abre «Miróbriga» en san Isidro.

Andrés Herrero, en Veracruz 1ª y Puerta del Rio. Isidro Corona tiene la tienda en Rúa 36. Ramón del Castillo en Plaza de la Verdura.

El «Nuevo Mundo», de A. Hernández e Hijo se encuentra en la Lonja de la Cárcel, 5 y pasa a Emilio Alvarez en 1907. En 1905 Deogracias Vicente tiene tienda en la calle de Toro, frente al Banco de España. José Andrés, alias «Primavera», en 1910 se traslada del 38 de la calle de Zamora, junto a la calle del comunero Maldonado, al 52, esquina a la del Arco.

«La Azucena» de Claudio Sánchez está en Toro, 62/64. Benito Fernández e Hijo en Quintana 4. Avelino Ortega, que fue dependiente de Pablo Madruga, abre tienda en el Corrillo en 1907. José Ruiz, en la calle de Toro, frente al antiguo Banco de España. Nicolás Pérez Martín, Varillas, 12. Bullón, Hortal y Compañía tienen su tienda en Zamora 26 en 1907. Abre en 1909 una tienda en la Plaza de la Verdura, 56/58, Juan Cabezas. Eustasio Mendoza, Rúa 45.

Dalmacio González en Ramos del Manzano, 15, tiene la tienda «La Pureza» en 1909 y en ese mismo año abre Demetrio Yañez en Toro, 38. A Ramón Martín del Castillo en Ventura Ruiz Aguilera, que antes estuvo en la Plaza de la Vera Cruz, le sucede Aureliano García, quien pasa a la Plaza del Mercado, traspasando la tienda su viuda en 1909. Eustasio Méndez en Rúa 45. En Varillas 12 existe una tienda en 1910.

En la carretera de la Estación, número 59, Baltasar Moretón Martin tiene un gran almacén de coloniales, pescados frescos y escabeches.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios