Borrar
Opinión

Polvoristas y coheteros

En la Salamanca barroca no se concebía una fiesta, fuera religiosa o profana, sin la exhibición de los fuegos de artificio

Sábado, 8 de junio 2024, 05:30

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La Real Academia Española define el término Polvorista como técnico en la preparación y manejo de explosivos y en especial de fuegos artificiales y el de Cohetero como el que tiene por oficio hacer cohetes y otros artificios de fuego.

En la Salamanca barroca no se concebía una fiesta, fuera religiosa o profana, sin la exhibición de los fuegos de artificio. Se dio la circunstancia de que existía la figura del mayordomo de la fiesta del fuego, dependiente del Mayordomo principal de la parroquia de san Martín, que era la encargada de la organización de las fiestas del Cabildo catedral, de la Universidad y del Concejo.

Se tienen noticias de los fuegos artificiales exhibidos en las fiestas que se dieron con motivo de la visita de Carlos V en 1534, pasados 13 años de la batalla de Villalar.

Fueron muy celebradas las fiestas del Corpus y constan como coheteros o polvoristas:

Marcelo Gentil.- Italiano, que se encarga de las de 1612 y 1616.

Juan de Miranda.- Cerrajero, se encarga de los fuegos de artificio en 1614.

Juan Martínez Torres.- En 1628 se encarga de la confección de un tablado de casi 12 metros de altura y 7 de ancho, en la Plaza Mayor, semejando la ciudad de Troya, que incluye un caballo de 3´50 m, lleno de de cohetería que, tras desfilar por la Plaza disparó su fuego a las puertas de la ciudad, acompañado de otros 4 pequeños caballos. La plataforma de la Plaza acabó pasto de las llamas con el estruendo de 8.000 cohetes, a semejanza de las «fallas» actuales.

Fueron polvoristas locales:

Jean Myrat Mercier.- Bautizado el 29 de marzo de 1710 en la parroquia de Saint Pierre de Tulle, capital del departamento de Corrèze en el Limousin francés, emigra a España y recala en Madrid huyendo, junto con su compañero del servicio militar, Luis Mathé y permanecen en la capital de España durante 3 años, continuando luego a Salamanca. Se casa Jean en la parroquia de santa María de los Caballeros el 9 de diciembre de 1748 con Nicolasa Joseph Pérez, soltera, de la villa de Fuentesaúco, nacida en El Tiemblo (Avila).

Vive el matrimonio en la calle de las Muertes, luego denominada Arroyo del Carmen y hoy Crespo Rascón y en la parroquia vecina son bautizados sus 13 hijos entre 1749 y 1771 y será enterrado Jean a su fallecimiento el 14 de agosto de 1778 en la sepultura numero 22. Es elegido el local por la profesión de Jean (polvorista) que ha montado una fábrica de almidón y polvo de pelucas para la que precisa el agua abundante de la Esgueva que constituye el Arroyo.

Joseph Mirat Pérez.- Nacido el 5 de diciembre de 1751, se incorpora al negocio del padre, pero su otro hijo Santiago, no continúa.

Jean Berthou.- Polvorista asociado en Madrid con un panadero llega a Salamanca camino de Portugal cayendo enfermo del «tabardillo». Una vez repuesto dirige una fábrica de polvos de pelucas junto a la iglesia de san Julián que, por presiones de los vecinos quejosos por los malos olores, traslada a la calle de Caldereros y en 1785 marcha a Valladolid junto a otro francés, Juan Bautista Buissant, regresando a Aurillac, tras 15 años. Se hace cargo Joseph del local arrendando con pozo particular, al conde de Villagonzalo y que tiene acceso directo a la Esgueva que va al Arroyo de santo Domingo. En 1792 se anuncia en Madrid en la calle de Preciados, donde vende paquetes de almidón de Salamanca, entrefinos y ordinarios, al por mayor y menor, que es el negocio al que deriva la familia Mirat.

Juan Sahagún Mirat Herrero.- Al morir Joseph el 8 de marzo de 1797 se pone al frente del negocio, con solo 19 años, pues ha nacido el 23 de noviembre de 1779, hijo del primer matrimonio de Joseph con Bernarda Herrero, quien al enviudar se casa de nuevo con Manuela Texedor, con la que no tiene descendencia.

Casado Juan Sahagún con María Antonia Tejedor, natural de Machacón, pasa en 1806 a ser propietario de la finca de Caldereros y en 1842 adquiere otra propiedad en el Corrillo de la Yerba, donde hoy Optica Europa. Fallece el 21 de enero de 1856.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios