Borrar
EL COMERCIO SALMANTINO POR GREMIOS

Escuelas propias de maestras

Valeriana Santos, Mercedes García, Clotilde Rabier o la congregación de Bonifacia Rodríguez son algunos de los ejemplos de grandes fundadoras

Sábado, 16 de diciembre 2023, 05:30

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Destacaron como escuelas especiales para señoritas: Valeriana Santos Cardo con su academia en la calle Corrales 1, en 1885. El colegio de élite femenino, del «Sacre Coeur», fundado el 3 de noviembre de 1888 por Alix Docteur, Viuda del médico Matías Pérez Mirat, ayudada por Isabelle Dupoy y María Euphrasie, tuvo por domicilios la calle del Tostado 1, Zamora, 25 al año siguiente y Plaza de la Verdura, 38, principal, donde se daban clases a las niñas solo en francés.

La escuela de Mercedes García Olalla en la calle Sin Sol, hoy Deán Polo Benito, en 1903.

En la calle de Zamora número 36 se estableció antes de la guerra civil la academia de francés para señoritas de mademoiselle Clotilde Rabier, que admitía niñas internas. Vivió Clotilde casi el siglo XX completo, pues nacida en 1903 falleció en 1999.

La Congregación de las Hijas de Jesús (Jesuitinas) fue fundada en Salamanca el 8 de diciembre de 1871 por la Madre Cándida María de Jesús (Juana Josefa Cipitria y Barriola en el mundo) para la educación apostólica de las niñas. Según el obispo Lluch y Garriga se fundó para la educación de niñas y para formar buenas maestras. El primer colegio abrió el 1 de enero de 1874 en la misma casa y unos días después las Escuelas dominicales para sirvientas. Las escuelas se abren bajo el nombre de Colegio de la Purísima Concepción de las Hijas de Jesús, dedicadas a la enseñanza de niñas y jóvenes, pensionistas interiores y exteriores y a la instrucción de niñas pobres en la Casa de la Concordia de la calle de san Pablo.

Llegó un nuevo obispo, don Narciso Martínez Izquierdo, el 7 de marzo de 1875 y en la primera visita de la madre Cándida le planteó lo que ya había tratado con el obispo anterior y él se encargó de comprar la casa del duque de Montellano para el obispado y de encomendar la labor de enseñanza a las Jesuitinas a las que cedió en usufructo la casa el 18 de setiembre de 1877 por escritura formalizada ante el notario don Celedonio Miguel Gómez y empezaron a utilizar, como Colegio de la Inmaculada, tras realizarse las oportunas obras de adaptación. Narciso Martínez Izquierdo, primer obispo de la diócesis de Madrid Alcalá, fue tiroteado por el sacerdote demente Cayetano Galeote, al subir la escalinata de la catedral de san Isidro el Domingo de Ramos, 18 de abril de 1886, para celebrar los Santos Oficios, falleciendo al día siguiente. Adquieren su propiedad en 1967 y fundan el Colegio de la Inmaculada, hoy Colegio Mayor Universitario Montellano, adscrito desde 1976 a la Universidad.

El proceso diocesano para la canonización de la madre Cándida se inicia en Salamanca en 1942, siendo beatificada por Juan Pablo II el 12 de mayo de 1996 (junto a otra jesuitina, Antonia Bandrés y Elósegui) y canonizada por Benedicto XVI el 17 de octubre de 2010.

La Congregación fue fundada por la madre Bonifacia Rodríguez de Castro (primera santa salmantina) en 1875, según las Constituciones aprobadas por el carmelita obispo Joaquín Lluch y Garriga, para atender a huérfanas desamparadas y a criadas desacomodadas, fomentando la industria en un taller en que fueran niñas y jóvenes de 12 a 18 años a trabajar, hermanando oración y trabajo. Modificó sus Constituciones en 1884, convirtiéndose en centro de oración, caridad y beneficencia la Casa de santa Teresa, de la calle de Crespo Rascón, inaugurando el Asilo de niños pobres por un Patronato de señoras de Salamanca, el 28 de diciembre de 1884, que atiende con cariño a su educación y alimentación durante el tiempo en que sus madres van a ganar el sustento. Lo funda doña María de O. Martín Ramos, (doña Mariquita), viuda de Puente, que vivía en la Plaza Mayor, 11, auxiliada por doña Claudia Vizcay esposa de Fulgencio Tabernero y otras señoras, confiando la educación e instrucción de los asilados a la Congregación de las Siervas de san José. Las primeras niñas acogidas fueron Concepción y Eugenia.

Bonifacia fue beatificada el 9 de noviembre de 2003 por Juan Pablo II y el 23 de octubre de 2011 la canonizó y subió a los altares Benedicto XVI.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios