Borrar

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Nos han engañado. Bueno, nos llevan engañando muchas veces con muchas cosas, pero es que últimamente ha habido dos personajes que lo han vuelto a hacer. Por cierto, dos personajes que cada vez se parecen más entre ellos. Todo son excusas, la culpa es de los demás porque ellos viven en su perfección. Hablo de Xavi y de Sánchez.

Ambos nos hicieron pensar que se iban. Pero no. Pero no son las únicas mentiras que nos han colado eh, hay más, muchas más. Te voy a contar unas cuantas.

Los sugus de piña. Los sugus de piña son azules. ¿Alguien ha visto una piña azul? ¿En qué momento alguien decidió que era la mejor opción el color azul para el sabor a piña? Vale, que el amarillo ya estaba cogido para el limón, pero azul ¿En serio?

Además, si es que ni siquiera saben a piña. El que inventó los sugus de piña no había visto una piña en su vida.

Los abre fácil. Mira es que no puedo con ellos. Porque yo voy con todas mis ganas, pongo cara de concentración (vamos, que saco la lengua y la muerdo de lado) y nada. Se rompe el plástico, el envase, la tapa o lo que sea.

Y yo me siento torpe e inútil. Se supone que es fácil y yo ni con esas eh. Los abre fácil están inventados para bajarnos la moral, para hacernos sentir torpes, para que veamos lo patanes que somos.

Las tazas de Mr Wonderfull. Nos mienten, nos engañan, nos hacen creernos lo que no es verdad. Frases de esas tipo «si lo deseas con fuerza el universo conspirará para traértelo» o «con tu energía harás que tus sueños se hagan realidad».

Y yo llevo años soñando con muchas ganas que me vuelva a crecer el pelo, pero como no me pase por Turquía no hay manera. Espera, espera, que igual lo voy entendiendo todo. Todo acaba de encajar en mi cabeza. Lo tengo.

En realidad, todo estaba planeado. Verás, Sánchez empezó bajándonos la moral con los abre fácil. Fue un trabajo lento, pero constante. Él, mientras tanto, vivía rodeado de tazas, calendarios, agendas y espejitos, que le iban diciendo lo guapo, listo y maravilloso que es y ya, cuando alguien de los que le rodean, osó a decirle que todas esas mentiras no iban a colar, Sánchez le miró y le dijo «pero vamos a ver, si se han creído que las piñas son azules». Sí, sin duda tiene que ser así, esta tiene que ser la explicación, no hay ninguna duda. Pero la otra opción, la cruda, la real, la que nos deje ver todo lo que se nos viene ahora encima… Esa no la quiero ni pensar.

Punto y aparte.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios