Borrar
Opinión

Las monjas Taylor Swift

La fiesta de la democracia tornará a cumpleaños donde solo estarán los políticos rodeados de triángulos de nocilla

Lunes, 10 de junio 2024, 06:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Hay que darle una vuelta a esto de las elecciones. Sí, hay que proteger los valores democráticos y todos esos límites de seguridad que velan por nuestro querido estado de derecho y de bienestar y todo lo que ustedes quieran, pero el modelo actual está caduco.

¿Has ido a votar? Si preguntabas esto ayer por Salamanca en algún bar o en algún parque paseando al perro, te miraban con cara de qué raro ha sido este chaval siempre. Las elecciones locales son las que más te afectan en tu día a día, en las nacionales da igual lo que se vote, que después Sánchez las dinamita con sus pactos, y las europeas dan más pereza que una reunión de una comunidad de vecinos. Yo todavía no visualizo muy bien cómo un voto de Sepulcro-Hilario acaba siendo clave en Bruselas. Tendrá su importancia, pero me cuesta verla.

Sin cifras, que se las lleva el viento, les digo quién voto ayer. La hija con su madre por la costumbre de que lo llevan haciendo toda la vida. Los que votan por primera vez y, aunque no les apetece nada, fueron a cambio de un «algo» de sus padres que, hartos de suplicarles que fueran a votar, optaron por sobornarles, con dinero preferentemente. No hay nada más volátil que un chaval de 18 años que a cambio de una paga extra de sus padres vende su voto al mejor postor. Acudieron a votar los 'begoñers' que llevan pulseras con el lema 'Bego Free' al más puro estilo 'swiftie' apoyando a la primera dama. Ejercieron su derecho al voto en 33 segundos los siete electores de la localidad riojana de Villarroya (tres son mesa, otros tres son suplentes y queda uno más).

También se presentaron en su colegio electoral muchas de esas miles de personas que padecen la pandemia silenciosa de la soledad. No les va la vida en ello con esto de quién estará en el Parlamento Europeo, pero por lo menos tienen una excusa para arreglarse y salir de casa, aunque a los pocos minutos vuelvan al silencio de sus casas a afrontar los duros estragos de la soledad no deseada.

Votó el que quiere desalojar a Sánchez de la Moncloa y cada vez es más de derechas por el actual líder socialista. No falló a la cita el grupo de zurdos que duermen mejor votando al PSOE y creyendo en la fábula socialista de que viene la derecha y el fascismo. También dijeron 'presente' las monjas de toda España que nunca fallan y siempre las fotografían como si fueran Taylor Swift. Las pobres no quieren protagonismo, sino un paseíto fuera del convento para despejarse y desconectar un poco de ardua tarea de rezar por tantos pecadores que hay en la faz de la tierra. No hay fiesta de la democracia sin monja votando. Un clásico.

Pero lo preocupante es que no votaron amigos de esos que esto de las elecciones les encanta, que son felices después haciendo cuentas y análisis con la página de los resultados y se saben cuántos votos ha sacado un partido determinado en una aldea de la Galicia más auténtica.

Soy de los que creo que la política es muy necesaria y más todavía cuando el radio de acción es el local, pero tampoco vivo en otro planeta como para no palpar el hartazgo actual del personal, que se borra de cualquier debate político con un 'son todos iguales de malos'. No, hombre no. Hay de todo, como en botica, aunque haya por desgracia muchos casos de políticos indeseables que arranquen la ilusión al electorado.

De lo que estoy convencido es de que como sigan por estos derroteros, la fiesta de la democracia que antes era motivo de orgullo se va a convertir en un cumpleaños donde no va nadie y solo estarán los políticos con el matasuegras y rodeados de toneladas de triángulos de nocilla.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios