19 septiembre 2019
  • Hola

El fumar se va a acabar

10 may 2019 / 03:00 H.

Leo con cierto estupor, que es manera muy fina de decir que me he quedado “pasmao”, que el Ministerio de Sanidad se plantea prohibir el consumo de tabaco en los coches. Toma ya. El clan de los Sánchez, tras derrotar a sus enemigos en los pasado comicios, saca músculo y comienza a tomar decisiones al estilo de “el gato es mío y...”. Pues eso.

Partamos de una base, yo no fumo, nunca lo he hecho. Y soy un poco más feliz desde que se prohibió fumar en locales públicos, para mí eso sin duda fue un avance. Antes entrabas en un local por la noche y una densa niebla te saludaba. Era una niebla tan amable que se venía contigo a tu casa pegada a tu ropa. Las chicas lo tenían peor, porque a las que tenían el pelo largo, se iba con ellas pegada a él. Los beneficios para nuestra salud son innegables, hemos conseguido reducir con creces el hecho de ser fumadores pasivos. Pues eso, que yo no fumo, pero creo que eso de prohibir se les está yendo de las manos.

Hace poco la Comisión Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT) presentó un informe en el que se observaba que el consumo de tabaco había aumentado en España por primera vez en los últimos diez años. De todas las conclusiones que sacaron la única que a mí me parece obvia, se la dejaron en el tintero: han hecho mal su trabajo. Por cierto ¿es obligatorio ser no fumador para ser parte de esta organización? Y si lo fuera ¿no sería algún tipo de discriminación? Yo lo dejo ahí.

La Ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, preguntada por este punto, es decir, la posible prohibición de fumar en los coches. Comentaba que “seguiremos hablando en el futuro cuando haya líneas claras”. Vale, pero cuando el río suena... En ese sentido creo que habría que hacer una distinción, que es básicamente si el coche está en circulación o no. Si lo está, puedo llegar a entenderlo, me parece extremo y exagerado, pero lo puedo comprar. Ahora, que si hablamos de prohibir el consumo de tabaco en los coches en general, me parece ridículo y fuera de lugar. Sería como prohibir comer bocadillos de tortilla en los coches (vale que la tortilla sin cebolla debería estar prohibida en general). Pensar que el problema del tabaquismo se va a reducir con esta medida, es tan descabellado como usar un helicóptero para ir de Madrid a Valladolid. Uy.