16 agosto 2022
  • Hola

El éxodo y el llanto

05 mar 2022 / 03:00 H.

    SOPORTANDO las escenas de la huida de Ucrania, salvo muchos patriotas, he constatado como llevamos escapando desde Caín, condenado por su crimen a vagar por la tierra. No se cual fue la primera migración, de un ancestro africano hasta llegar a un árbol de Atapuerca, pero desde niños sabemos que un Faraón despiadado provocó la salida (en latín exodus) de Egipto de los esclavos judíos hacia la tierra prometida. Acomodados en nuestra paz burguesa, nos hieren las secuencias de la estampida de ucranios a Polonia y otros países colindantes. Las cifras son aterradoras: ya han huido 874.000, y parece que serán cuatro millones. Abandonan sus hogares, su hacienda, sus muertos, sus amigos, sus recuerdos...en un intento de vivir en paz y en libertad, dos cosas que nosotros y la mayor parte de Europa disfrutamos, pero que en el planeta Tierra cotizan muy caro.

    Conocimos los balseros cubanos, huyendo del régimen de Fidel Castro; los siete millones de venezolanos escapando de la dictadura de Chaves; otros cinco millones de sirios en la diáspora, con la entrada de Rusia en su guerra. Todos esos casos, y otros muchos, obedecen a una sola palabra: comunismo. No voy a repetirme. Cien millones de muertos desde 1917 expresan trágicamente el “paraíso” que intentan vendernos. El supuesto edén está lleno de uniformes, controles, cárceles, violación de derechos humanos y racionamiento alimentario. ¿Cómo es posible que queden comunistas en Occidente y que en España no solo pervivan, sino que ¡están en el gobierno!? Y portando carteras ministeriales, siguen diciendo “no a la guerra”, y por tanto no al envío de armas. Patrocinan un falso pacifismo, la diplomacia y el diálogo, que es lo que Putin pisotea diariamente con la invasión y las bombas. Enviemos pues ramos de flores, y mucho cariño al sátrapa, que seguro que hace un alto el fuego y retira sus tropas. Hay que ser sectarias y miserables, para defender - como las ministras Montero y Belarra -, que los ucranios se dejen invadir, mientras ellas invocan la diplomacia, sin condenar la brutal agresión. El gravísimo “pecado” de Ucrania, querer ingresar en la Unión Europea, y cobijarse en el refugio de la OTAN. ¿Cómo es posible que Sánchez no haya cesado ya a las dos disidentes? ¿Con sus viejas consignas y su marxismo de boquilla, son miradas con asombro por EEUU y por los países de nuestro entorno? Ustedes y yo sabemos por qué. Sostienen en Moncloa a ese farsante, Narciso y trilero de manual llamado Pedro Sánchez.

    En Salamanca sabemos del intento de emigración masiva a Argentina del pueblo de Boada, arruinado por el gobierno en 1905. Y sabemos también de los “españoles del éxodo y el llanto”, vencidos en nuestra guerra fratricida, cantados por León Felipe. Desde su exilio mejicano escribió con dolor algo que vale para cualquier exilado, de cualquier tiempo y país: Allí, en la patria, “no queda nada. / Haz un hoyo en la puerta de tu exilio, / planta un árbol, / riégalo con tus lágrimas/ y aguarda”. La viuda de Azaña, ex presidente de la IIª República, aguardó. Un 20 de noviembre murió Franco y tres años después, en idéntica fecha, los Reyes acudieron en Méjico a visitarla. Fue pocos días antes de aprobarse nuestra Constitución. Besando respetuosa y afectuosamente su mano, Juan Carlos I daba ejemplo de reconciliación con la España del éxodo. Es uno de los muchos títulos que atesora el Emérito para regresar del exilio.

    Ante todo ello, ¿cómo no reproducir el bellísimo coro de esclavos de “Nabuco”?. Sin cantarlo a coro, la pobre gente que deja el dulce aire de su tierra natal, huye entonando el Va pensiero : “¡Oh, mi patria, tan bella y perdida!”. Piden al Señor – pedimos -, como los protagonistas de la ópera de Verdi, “que infunda valor a su padecimiento”.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png