Borrar
Opinión

Afilado y vaciado de cuchillería (1)

Hoy es rara la presencia del típico afilador oriundo, o no, de Nogueira de Ramuín en Orense

Sábado, 22 de junio 2024, 05:30

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Afilador según el diccionario de la RAE es la persona que tiene por oficio afilar instrumentos cortantes. Hoy es rara la presencia del típico afilador oriundo, o no, de Nogueira de Ramuín en Orense, que fue el primer lugar que dio lugar al nomadeo callejero de casa en casa por toda la península y que anunciaba su presencia con el clásico «chiflo», «pito del afilador», «zampoña» o «flauta de Pan», hecho de cañas o de madera de boj, con escala tonal de graves y agudos, que funciona soplando en el extremo superior, careciendo de agujeros.

Parece que Juan Rodríguez, carpintero de Liñares, lugar de la parroquia de Nogueira de Ramuín, reparó el artilugio que le presentó un afilador extranjero sobre 1860 y aprovechó para tomar las medidas de la piedra de afilar, desconocida en aquellos lares y que fue la base del período de esplendor en la comarca orensana.

Empezaron portando a mano o sobre el hombro, apoyada en un palo o cayado, la rueda de afilar, también llamada piedra de agua o «tarazana» y posteriormente la transportaban en carritos de madera rodando, utilizaron la bicicleta en los años cincuenta del pasado siglo, luego se movían en motocicleta, hasta que llegaron las furgonetas. A su vez la rueda de afilar empezó a ser movida con un manubrio por estar centrada en el armazón, luego se desplazó el eje y era un pedal el que la movía. Mayormente reparaban cuchillos, navajas, tijeras, hachas y útiles de labranza.

Al igual que otras profesiones tuvieron una jerga o argot para comunicarse entre ellos sin que entendiera el extraño el tema de la conversación, denominada «barallete», con un código de más de 900 palabras. También utilizaron el «barallete» los paragüeros y músicos orensanos. Aplicando la jerga el Afilador sería el «Queicoa» o el «Arreador». Equivalencias serían: Cuchillo, Facorria; Navaja, Faiña; Paraguas, Follato; Gaita, Barrasanta o Sopa; Madre, Bata; Guardia Civil, Belba; Pan, Brote o Goimolo; Cura, Caxiga o Zoina; Pescado, Pecurrio; Cama, Piltra o Fosca; Piedra, Ría o Dinero, Zuro.

Se conoce a Orense como «A terra das chispas» por el centelleo que sale del esmeril de las ruedas de afilar de los numerosos afiladores de la provincia.

Oficio tan humilde ha merecido ser perpetuado por el arte.

Representado en estatuas, la más antigua y conocida es la existente en la tribuna del palacio de los Uffizzi en Florencia, reproducción en bronce de un modelo antiguo de 36 x 99 x 34 cm y 17´8 kg de peso, de un hombre que aguza un cuchillo sobre la piedra de afilar.

En España: RENFE para la Estación de tren de san Francisco en Orense, con un presupuesto de 400.000 pesetas, encargó a Antonio Failde Gago, un monumento para instalar en sus jardines, dedicado al «Afilador» por un lado y al «Paragüero» por otro, que se inauguraron en 1975.

En la Plaza Mayor de Luintra, en Nogueira de Ramuín, el 19/12/1971, se inauguró el monumento de Manuel García de «Buciños» Vázquez, ganador del Concurso convocado y que consiste en un gran bloque cúbico de granito donde se apoya la base de la figura en bronce de «El Afilador».

El monumento de la calle de Orense en Santiago de Compostela, inaugurado el 29/05/1975, tras cuestación pública, fue ejecutado por Xosé Cid Menor en piedra granítica.

El de la rotonda de la intersección de Castelao y Otero Pedrayo en Orense, también es de Xosé Cid Menor inaugurado en 1998.

En la Plaza Miguel Chisco en Esgos, municipio de Orense, el 26/08/2004 (Día del emigrante) se inauguró el monumento ejecutado por Aurelio Rolán.

Por lo que se refiere a la pintura, del orensano Antonio de Puga en 1640 es el cuadro de un «Afilador», óleo sobre lienzo de 158 x 118 cm que se muestra en el Museo Hermitage de san Petesburgo. El genial Goya en 1812 pinta un «Afilador», en óleo sobre lienzo de 68 x 50´5 cm, hoy en el Museo de Bellas Artes de Budapest en Hungría. La pintora palermitana Gigliola inmortalizó al «Afilador de Ballaró» y Kazimir Severinovich Malevich pinta un cuadro cubista de 80 x 80 cm, en óleo sobre tela, de 31 x 31 cm, con la imagen del «Afilador de cuchillos» en 1912, hoy en la Galería de arte de la Universidad de Yale.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios