01 abril 2020
  • Hola

El 'Un, dos, tres...', terapia contra el Alzheimer

El popular concurso de 'Chicho' Ibáñez Serrador se ha adaptado para los pacientes con Alzheimer y el centro de Salamanca comenzará a ofrecerlo a sus usuarios

25 jun 2012 / 20:01 H.

El tratamiento contra el Alzheimer siempre ha tenido en el arsenal de medicamentos su principal arma, pero las terapias no farmacológicas están tomando peso en la lucha contra esta patología degenerativa.

Prueba de ello es que hasta "Chico" Ibáñez Serrador y su famoso concurso "1, 2, 3..." se han alistado a esta milicia contra el temido Alzheimer. Ha sido de la mano de la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer de Zamora, puesto que desde 2005 expertos de esta asociación comenzaron a comprobar las "ventajas a nivel coginitivo, conductual y anímico", según María Rodríguez Poyo, investigadora principal de este trabajo.

La idea es que los pacientes a través de las categorías del famoso concurso adaptadas a su nivel de deterioro (memoria, cálculo, lenguaje, psicomotricidad...) puedan ejercitar la mente para frenar los avances del Alzheimer, debido a que por desgracia todavía no se puede curar.

Ya se han editado 50 unidades de este juego "1, 2, 3... a recordar otra vez" y en el Centro de Referencia Estatal de Atención a Personas con Enfermedad de Alzheimer y otras Demencias de Salamanca (CRE Alzheimer) ya se han formado a los profesionales para poder comenzar a "emitir" este divertido concurso.

Esta iniciativa, que cuenta con todo el apoyo y permiso de "Chicho" Ibáñez Serrador, tiene evidencias científicas, según la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer de Zamora, y para la directora del CRE Alzheimer de Salamanca, María Isabel González Ingelmo, se una buena acreditación.

"Hemos avanzado mucho en las terapias no farmacológicas, pero siempre hemos arrastrado hasta ahora la pega de que no había evidencias científificas de estos tratamientos y esta situación ya la estamos cambiando con programas como el de este concurso", según recalcó María Isabel González Ingelmo.