21 marzo 2019
  • Hola

Las Navidades más negras en Salamanca: del crimen de Cuatro Calzadas al accidente del tren-ambulancia

Otros como la intoxicación de una familia por dos braseros o la explosión en el barrio Vidal en estas fechas los últimos años

23 dic 2018 / 04:45 H.

Son fechas de celebraciones, de pasar tiempo con la familia y de disfrutar de unos días de vacaciones. Sin embargo no siempre han sido todo buenas noticias y algunos sucesos navideños aguaron años atrás estos días no solo a los afectados, sino también a muchos salmantinos que quedaron conmocionados con noticias tan sonadas como el crimen de Cuatro Calzadas, en el que una mujer de 50 años de edad y de nacionalidad dominicana murió a manos de su pareja.

El crimen se cometió en 2002 durante la celebración de la Navidad y ante los hijos y parientes de la víctima en un chalé de Martinamor. El hombre, según recogía la sentencia en la que fue condenado a 17 años de prisión, disparó tres veces contra Nayerda Slujalkousky mientras esta preparaba la comida navideña. Tras una discusión con la mujer, quien tenía la intención de acabar con la relación, el varón encañonó a Nayerda con una pistola Walther P-22 y la disparó tres veces hasta causarle la muerte. Luego se dio a la fuga, pero fue detenido en las proximidades de La Alberca.

El mismo día, un trágico accidente de tráfico en la N-630, a la altura de Guijuelo, acabó con la vida de tres miembros de una misma familia: una mujer de 54, su hija de 20 y el padre de 55. El coche en el que viajaban impactó frontalmente con otro vehículo que circulaba en sentido opuesto y que acabó partido en dos. El conductor también falleció. Asimismo otro accidente mortal en 2006 en Santa Marta acabó con la vida de un hombre de 72 años, que murió tras ser arrollado por un turismo. Más suerte tuvo un matrimonio portugués que sufrió una aparatosa colisión en la A-62, en Espeja, cuando se dirigían a pasar las Navidades a su país de origen.

En el año 2005 otra familia acabó en el hospital a consecuencia de dos braseros. Catorce personas se encontraban celebrando la Nochebuena en una casa de Ledrada cuando debido a la mala combustión de dos braseros de cisco los presentes comenzaron a sentirse mal, lo que les obligó a llamar al 112. Por suerte, todo quedó en un susto.



Cuatro heridos por arma blanca en Peñaranda durante una pelea en la madrugada de Nochebuena, un joven armado con un cuchillo persiguiendo a otro en la avenida de Comuneros, un doble atropello en el paseo de los Robles, un menor de nueve años herido tras un disparo accidental en Los Alambres...

Pero si hay un incidente que se recuerda es el de las Navidades de 2014, cuando un hombre fue arrollado por un tren que luego hizo la función de ambulancia. Los hechos tuvieron lugar minutos antes de las 16.23 horas cuando el hombre fue arrollado a dos kilómetros de Moriscos por el Media Distancia que une Salamanca con Valladolid. Al tratarse de una zona de difícil acceso, el mismo convoy tuvo que trasladarle hasta la estación de Salamanca junto a los 19 pasajeros que viajaban con él. Ingresó en la UCI al resultar herido grave en una pierna.



Eso sí, los que jamás olvidarán la Navidad de 2016 fueron los vecinos del número 1 de la calle Príncipe, en el barrio Vidal, después de que el inmueble de cinco plantas en el que vivían saliera por los aires debido a una explosión de gas. Los irreversibles daños que sufrió el bloque obligó a los técnicos del Ayuntamiento a tomar la decisión de derribarlo.



Un "Gordo" anticipado de 1 millón de euros

En la Universidad hay trabajo: llega la mayor oferta de empleo público de los últimos años

Ginés Marín, el primer torero de 2019 en Salamanca