19 marzo 2019
  • Hola

La construcción repunta: los visados de vivienda nueva registran el mejor dato de los últimos siete años

Las viviendas unifamiliares, en auge. 440 promociones nuevas de enero a octubre

07 ene 2019 / 04:45 H.

La recuperación del sector de la construcción se ha consolidado en el año 2018, después de varios años siendo el auténtico lastre de la crisis 'del ladrillo'. Sin embargo, tras varios años de un pequeño repunte, durante 2018 se han dado pasos más significativos hasta lograr datos similares a 2011. Al menos eso se extrae de los datos de visados de vivienda nueva en Salamanca, facilitados por el Ministerio de Fomento, con octubre como último mes conocido. Así, de enero a octubre el número de visados totales en la provincia fue de 440, una cifra que duplica los de años como 2013 o 2015 y que solo son superados por los registrados en el año 2011.

Además, las perspectivas para este año recién estrenado, según fuentes del sector consultadas por LA GACETA, son halagüeñas, por lo que se espera que la tendencia continúe al alza. A ello han contribuido tanto la promoción de viviendas nuevas en bloques de vivienda, así como casas unifamiliares, la gran mayoría de ellas en los municipios del cinturón urbano de Salamanca: Villamayor, Santa Marta, Cabrerizos o Carbajosa de la Sagrada, entre otras.

Estas cifras vienen a confirmar la evolución al alza de los últimos tres años, aunque todavía a años luz de la fiebre del ladrillo vivida hace una década. De hecho, será complicado volver a las cifras de 2006, año en el que la construcción tocó el cielo, con un dato récord: 5.169 visados de obra nueva. La crisis se cebó en especial con el sector, que pasó unos años de recorte en la actividad de forma destacada hasta el año 2013, el peor en la provincia, pero también en el conjunto del país. Así, Salamanca solo contabilizó 263 en todo el año, es decir, una cifra inferior a la de cualquier mes en época de bonanza. Desde aquel año el crecimiento ha sido estable, según los datos del Ministerio de Fomento. Hasta llegar al recién finalizado 2018 con estas esperanzadores cifras. De enero a octubre, se sellaron 440 visados, de los que 258 pertenecieron a viviendas unifamiliares (258), mientras que la construcción en bloques de viviendas se quedó en 182.

Otra parte importante en la actividad en el sector tiene que ver con la rehabilitación y reforma de viviendas. Una actividad que ha servido para mantener a muchas pequeñas y medianas empresas durante el periodo de crisis y que mantiene su nivel de negocio de forma constante. Aunque, eso sí, casi de forma inversamente proporcional al nivel en las tasas de construcción. Así, en 2013, año en el que la promoción de vivienda nueva tocó fondo, la rehabilitación experimentó un ligero ascenso, según los datos del Ministerio de Fomento, con 205 visados para reformas en los diez primeros meses del año, mientras que los dos siguientes fueron a la baja: 177 en el año 2014 y 193 en el año 2015. Y curiosamente, en el año 2006, fecha del mayor volumen de construcción tan solo se certificaron 154 visados de rehabilitación. En los diez primeros meses del año 2018 han sido 202 los visados para reformas.