Borrar
Lolo Escobar, extécnico del Salamanca, el domingo en el Helmántico. LAYA
Lolo Escobar: “Me explicaron el proyecto de este año del Salamanca y supe que saldría mal. No me he equivocado”

Lolo Escobar: “Me explicaron el proyecto de este año del Salamanca y supe que saldría mal. No me he equivocado”

“Manuel Lovato no habló conmigo ni cuando fui entrenador como para hablarme el domingo en el partido ante el Coruxo”. “He visto a la grada y al equipo rendido. No tiene que ser así, mientras que hay vida hay esperanza”, asegura el que fuera técnico del Salamanca

Martes, 15 de marzo 2022, 20:23

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Lolo Escobar el pasado domingo regresó al estadio Helmántico, donde el pasado curso consiguió salvar al Salamanca del descenso a Tercera RFEF. Fue para él un baile de emociones y de recuerdos. El técnico madrileño está ahora viendo mucho fútbol y sigue formándose tras su paso por el Mirandés de Segunda División. Reconoce que la situación es muy grave pero apela a luchar hasta el final para intentar salvar la categoría. También admite que cuando le propusieron el proyecto de esta temporada en junio de 2021 ya sabía que no saldría nada bien.

–Regresó al Helmántico el domingo casi un año después de que salvara al Salamanca de caer a Tercera RFEF, ¿multitud de recuerdos?

–Muchos. De Madrid a Salamanca en el coche ya empecé a recordar todas las horas que pasé pensando en los viajes qué alineaciones hacer, cómo planificar los entrenamientos y demás. Antes de llegar ya me llegaron buenas sensaciones recordando aquellos meses. Después, comí con unos amigos y no pensé mucho en mi regreso, pero fue llegar al estadio y ver el Helmántico y se me encogió el corazón. Fue muy emocionante y más cuando entré y no iba al banquillo sino a la grada en tribuna.

–¿Qué tal su encuentro con los aficionados?

–Muy bien. Me reconocieron muchos. Pensé que no lo harían. Me he cambiado el peinado y con la mascarilla creía que no sabrían quién era. Me dieron mucho cariño, pero les noté ya muy rendidos ante la situación que vive el club. Me decían señalando que igualita la situación actual con respecto a la del año pasado.

–¿Cómo vio el choque?

–Empezó bien el Salamanca. Hubo ese intercambio de ocasiones y Juancho tuvo la más clara del partido. Después, el Coruxo empezó a sumar pases y llegadas y el equipo se disolvió como un azucarillo.

“Comprendo a María cuando dice que no hay finales. Lo hace para quitar presión a los jugadores, pero la realidad es que ya no puedes fallar”

–¿Qué diferencias percibió de su etapa con la actual, siendo la permanencia el reto en ambas?

–La principal diferencia es que cuando yo llegué y me hice cargo del equipo sabía que tenía un equipazo. Estaba convencido de ello y sabía que nos salvaríamos aunque la situación era complicada. Ahora, he visto a la grada y al equipo rendido, como que han bajado los brazos. No tiene que ser así, mientras que hay vida hay esperanza. Tienen que pelear hasta el final.

–Cada vez les quedan menos opciones y ya no se puede fallar...

–Comprendo a María Hernández cuando dice que no hay finales. Lo hace para quitar presión a los jugadores, que suficiente tienen con la situación en la que están, pero la realidad es que ya no puedes fallar más. Tienes que ganar o empatar y que los rivales directos pierdan. Es el único camino que hay. Ganar y que los otros pierdan. Cuando ves que vas recortando distancia es cuando te vas animando. Ahora también dependes de los resultados de otros para salvarte.

–Dentro de las diferencias también está la afluencia de público...

–Fue muy duro ver el Helmántico así. Estaba la mitad cerrado y en la otra mitad no había mucha gente. La sensación fue desoladora.

“Fue llegar al estadio y ver el Helmántico y se me encogió el corazón. Fue muy emocionante y más cuando entré y no iba al banquillo sino a la grada”

–Se sentó en tribuna a escasos metros de Rafa Dueñas y de Manuel Lovato, ¿le hablaron?

–No, no me dirigieron la palabra en ningún momento. Manuel Lovato no habló conmigo ni cuando fui entrenador de su equipo el año pasado como para hablarme ahora.

–¿Cuando estuvo negociando su renovación el curso pasado se imaginaba que el proyecto de esta año acabaría así?

–Me explicaron el proyecto para este año y supe que saldría mal y no me he equivocad. Cuando me explicaron lo que querían para esta temporada y noté lo que tenían pensado en sus cabezas, ya creía que iba a salir mal y por eso no renové. Viendo lo que ha sucedido no me confundí en esa predicción. Salamanca es mi ciudad mágica por todo lo que viví en lo deportivo, nació allí mi hija, murió allí mi perro, que para mí era muy importante. Estaba muy cómodo, pero no podía seguir con ese proyecto que me planteaban.

–¿Qué hace ahora Lolo Escobar tras su salida del Mirandés de Segunda División?

–Veo mucho fútbol y espero un nuevo reto. Sigo formándome y aprendiendo analizando mucho fútbol y viendo a muchos jugadores, que al final y al cabo son los protagonistas de este deporte. También intento disfrutar un poco más del fútbol sin la presión de la competición. Cuando estaba en el Mirandés te centras en vídeos de rivales y demás y ves el fútbol de otro modo.

“La afición me dio mucho cariño. Me he cambiado el peinado y con la mascarilla creía que no sabrían quién era. Les noté ya muy rendidos”

–¿Será un seguidor más apoyando al Salamanca en este final de Liga para pelear por la permanencia?

–Eso siempre. No he dejado de seguir al equipo. He visto muchos partidos de la etapa de Calderón. Si no podía ver el partido, sí que veía el resumen. Voy a seguir apoyando y deseando que salgan de esta situación y es que la afición del Salamanca no merece esto que está pasando.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios