27 mayo 2020
  • Hola

El rocambolesco entrenamiento al que se enfrenta el arquero salmantino sin visión para mantener la distancia social

“Corro con mi entrenador al lado y me ayuda a mantener la distancia con el resto”, afirma. En casa practica la distancia de 6-7 metros en la terraza con una diana

16 may 2020 / 09:36 H.

El salmantino Daniel Martín Anaya, de 26 años, perdió la visión a los dos años de edad. Su nervio óptico comenzó a atrofiarse y ahora solo aprecia contrastes de luz. No obstante, esto no le ha impedido hacer lo que más le gusta que es practicar deporte y ahora centra todos sus esfuerzos en el tiro con arco adaptado, donde el pasado año consiguió una medalla de bronce en el Mundial celebrado en Países Bajos. El COVID19 es un obstáculo más para este salmantino luchador y no le frena para seguir entrenando en casa disparando en la terraza y saliendo a correr acompañado.

–¿Cómo lleva el confinamiento un deportista tan activo como usted?

–Bien, aprovechando para estudiar que estoy en tercero de Magisterio de Educación Primaria en la Universidad de Salamanca y ahora muy contento ya que además de entrenar en casa con el arco en la terraza ya puedo salir a correr con mi entrenador.

–¿Cómo ha sido el volver a correr por la calle?

–Un alivio ya que después de dos meses encerrado... Salgo con mi entrenador y vamos enganchados con una goma para que me guíe. Yo por suerte al ser deportista de alto nivel no tengo horarios fijos para salir y puedo entrenar con un entrenador. Por suerte con mi entrenador no tengo que guardar la distancia de seguridad y él me guía para que la respete con el resto de personas por la calle.

–¿Y el entrenamiento de tiro con arco?

–El tiro con arco es en lo que de vedad compito. Lo del atletismo es para mantenerme en forma y está dentro de mi preparación para el tiro con arco. Al principio solo podía hacer el gesto de tensar el arco para no perder la técnica y seguir ejercitándome. Después ya nos hicimos con una diana y en la terraza practico aunque sea en distancia corta. No son los 18 metros que yo suelo hacer, pero bueno en seis o siete metros me vale para simular el disparo. Me viene bien, ya que cuando podía entrenar en las instalaciones también hay una fase en la que practicamos tiros a corta distancia para mejorar la técnica.

–¿Cuándo podrá entrenar fuera el tiro con arco?

–Cuando abran las instalaciones. Yo pertenezco al club La Flecha de Salamanca. Ahora al estar en fase 0 nos queda todavía para que llegue eso. En el fútbol hay mucho dinero y se pueden tomar muchas precauciones pero en deportes como el tiro con arco donde no hay tantos recursos va a estar complicado volver a entrenar y a competir con las medidas de seguridad que piden.

–¿Cuáles son sus próximos retos deportivos?

–En abril estaba programado el europeo pero no se ha podido disputar. Yo compito en tiro con arco adaptado en la categoría VI1 que es para discapacidad visual. Y para los Juegos de Tokio es que todavía no está admitida mi categoría pero espero que para los próximos de París sí que los admitan ya y pueda disputarlos.