Borrar
LAYA
«Qué puta eres, pero qué puta»: desgarrador ataque machista a una árbitra en un partido de benjamines en Salamanca

«Qué puta eres, pero qué puta»: desgarrador ataque machista a una árbitra en un partido de benjamines en Salamanca

La colegiada de 20 años recibió los insultos misóginos desde la grada y en presencia de menores de 8 y 9 años. Pese a que activó el protocolo contra la violencia verbal, decidió no suspender el encuentro

Iván Ramajo

Salamanca

Martes, 30 de enero 2024, 08:36

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El fútbol base de Salamanca ha vivido este fin de semana uno de los ataques hacia el colectivo arbitral más graves de toda su historia. «Qué puta eres, pero qué puta», es parte del desgarrador acta firmado por la colegiada V.I., de tan solo 20 años de edad y con menos de una veintena de encuentros pitados, durante el choque que este fin de semana dirigió en el campo del Genci de Villares de la Reina, en el que el conjunto local se enfrentó al Salamanca UDS en la jornada 13ª de Liga de la Segunda Benjamín.

Tal y como ha podido constatar en exclusiva este diario, en el minuto 37 del encuentro un aficionado identificado con los colores del Villares de la Reina profirió el ataque machista antes citado («qué puta eres, pero qué puta»), rematado con un deleznable «pero qué cojones va a saber una mujer de fútbol, qué haréis para estar aquí. Que dejen de poner chicas que ninguna tiene ni idea».

Esta serie de insultos misóginos, que como agravante se produjeron en presencia de los jugadores de los dos conjuntos que tienen entre 8 y 9 años de edad, vino precedido de comentarios (por parte de un grupo reducido y localizado de padres y aficionados de los dos equipos) como los siguientes: «Como ponen a una puta tía en partidos, es que no se entiende que las dejen, hombre» o «a ver si se dedican a otras cosas, que esto no es para ellas».

Ante esta catarata de vejaciones, la colegiada se vio en la obligación de pulsar el 'botón del pánico' y activar el protocolo de violencia verbal, que en primera instancia indica que se debe solicitar al delegado de campo el cese de (entre otros supuestos) estas actitudes, añadiendo que si no sucede se procederá a suspender temporalmente el choque. Algo que finalmente no sucedió, pese a que los clubes mostraron su solidaridad con la colegiada y su disposición a la suspensión del choque ante la gravedad de los hechos.

Testigos presenciales de los hechos han corroborado a este diario que un aficionado del Villares increpó a la colegiada, señalando seguidamente que desde el sector de aficionados del Salamanca UDS (en su mayoría mujeres) no se dirigieron a la colegiada en los términos que refleja el acta, sino que tan solo se le hicieron apreciaciones a sus decisiones dentro del desarrollo del encuentro.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios