Borrar
Leo Rodríguez, en una celebración. LAYA
Leo Rodríguez da su golpe definitivo

Leo Rodríguez da su golpe definitivo

La aportación de la grancanaria, clave para que Avenida esté en la final

Iván Ramajo

Salamanca

Martes, 7 de mayo 2024, 06:45

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En un playoff de tantos contrastes, la figura de Leo Rodríguez Manso (Las Palmas, 21 de octubre de 1991) se ha destapado a lo grande. Su trabajo callado de tantos años por fin ha encontrado eco; no sólo con los 62 puntos sumados en los cuatro partidos de la fase eliminatoria por el título disputados hasta ahora, ni por los +63 de valoración; sino, sobre todo, por esas canastas que han sido grandes lecciones de resistencia —de puro ADN avenida, ahora que todo el mundo habla de ello—cuando el equipo peor lo pasaba en A Malata y Fontaju. En otras palabras, Leo se ha cargado de galones en este Avenida, que ya es el de las remontadas.

«No pude dormir mucho, porque es algo que me suele pasar en todos los partidos, pero en esta ocasión ha sido por muy buenas razones. Cuando me imponía cerrar los ojos se me aparecían flashes de las caras de los niños, de ese señor con el bocata, de esa las pancartas... El descanso no ha sido el mejor, pero ya te digo que no me duele absolutamente nada», afirma la pura sangre canaria. ¿Como para jugarse hoy otros 40 minutos a ese nivel? «Hombre...», se parte de risa. «La Liga ya nos deja poco para disfrutar, pero un saborcillo todavía nos tenemos que llevar a la boca, porque no es fácil llegar a una final, se dice muy fácil que el club lleva sin fallar a la cita 18 años, pero, porque lo sé, puedo asegurar que no es fácil. Recio y el club se merecían estar en esta final», asegura, soñando despierta, porque como no pudo casi dormir... «Ojalá ganemos la Liga, nos lo merecemos». Es frase redonda y rotunda. Como su paso adelante durante esta temporada. «Yo noto que lo he dado y me encuentro muy cómoda, porque es algo que lo hago porque es lo que me pide el equipo. Igual que lo he estado antes, cuando mi rol podía ser otro. La clave un poco de porqué mi juego ahora se ve así creo que parten de la calma, de la tranquilidad y de saber que ayudas. Por eso digo que yo lo que me amoldo es a lo que me pida el equipo para ganar; la base de lo que hemos conseguido no es mía ni de nadie, sino de la fuerza de este grupo de jugadoras en un año tan cambiante».

El tono humilde, que es marca de la casa en Leo Rodríguez, con cierto aire de rubor por hablar de sí misma se transforma al preguntarle por la final: «Van a ser partidos muy complicados, porque ellas tienen un banquillo muy amplio y un gran estado de ánimo. Son las actuales campeonas de todo, tienen experiencia en estos partidos.... Yo lo que sí que tengo fe es que será una serie de buen baloncesto. Luego, nosotras jugaremos nuestras bazas y como ya esta serie no va a los puntos, sino que será un factor cancha favorable real, pues buscaremos ganar ya no de 31 sino que nos conformamos con hacerlo de 1», afirma antes de poner el foco en Würzburg, que es la gran baza de Avenida por el título. «El factor cancha va a ser clave, porque aquí pasan cosas mágicas. Pero eso no quiere decir que vaya a ser fácil, con todo eso Valencia va a intentar ganar porque ellas tienen suficientes argumentos sobre la cancha».

De Würzburg se ha dicho casi todo, tanto, como para que el pabellón resista comparaciones con otros feudos con ese aura ganadora, como puede ser el mismísimo Santiago Bernabéu: «Para mí nuestro pabellón tiene entidad suficiente como para no compararlo con nada, simplemente hay que disfrutarlo y entender como funciona. A cualquiera que le pronuncies este nombre sabe todo lo que hay detrás, tanto que te hace por dos veces remontar doce puntos en contra. Con dos partidos totalmente distintos, el de Ferrol fue un choque durísimo porque con un triple se volvían a meter en puntos; el de Girona fue distinto en ese sentido, pero igual de tenso porque enfrente estaba alguien en el banquillo (Roberto Íñiguez) que es capaz de plantearte algo que te desmonta por muy bien que lo estés haciendo. La clave en los dos fue pensar en los 13 puntos, en meter y meter y al final del partido ver si salía esa cuenta. En la última fueron 31, pues que te voy a decir, que súper contenta». Tanto como «de diez»: «El equipo entero está disfrutando al máximo, y si ganamos la Liga será de 31», concluye.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios