Borrar
Serpiente hocicuda Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
La serpiente venenosa con la que te puedes encontrar en Salamanca este verano

La serpiente venenosa con la que te puedes encontrar en Salamanca este verano

En caso de toparnos con ella lo mejor es alejarse y no atacarla, ya que es una especie protegida

Lunes, 8 de julio 2024, 13:44

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

En España conviven actualmente unas once especies de serpientes, la mayoría de ellas no suponen ningún peligro para el ser humano, a excepción de las venenosas, como las víboras, de las que podemos encontrar tres tipos, además de la común, la hocicuda, la áspid y la seoane.

Estas dos últimas no suponen un peligro para los salmantinos, puesto que su hábitat se sitúa al norte del país, alcazando regiones como Soria o Burgos en sus puntos más bajos.

Sin embargo, la hocicuda es la que tiene más presencia en el resto de la península, estando presente también en la provincia de Salamanca. Esta víbora presenta un prominente hocico, (de ahí su nombre) que forma un apéndice nasal muy característico. Además, su tamaño es medio, de hasta 70 centímetro de longitud, rara vez mayor, y su cabeza es triangular.

Esta serpiente es esencialmente diurna y, tal y como informa el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, se puede ver en áreas pedregosas con vegetación, en bosques aclarados o abiertos, pinares, encinares, robledales y en zonas de dunas y arenales en las costas, por tanto se puede encontrar desde el nivel del mar hasta por encima de los 2.000 metros de altitud.

Se alimenta de pequeños mamíferos, reptiles, artrópodos y a veces de pequeños pájaros. Ahora que en verano, las salidas al campo son más frecuentes y con el calor los reptiles abundan más es el momento más propicio para encontrarnos este animal.

Esta serpiente prefiere huir en caso de peligro, por lo que es preferible no atacarla ni mucho menos matarla ya que, seguramente, en caso de encontrarla hayamos entrado en su hábitat, así que, por respeto al ecosistema y a la biodiversidad, lo óptimo es dejar al animal tranquilo y no molestarlo, por no hablar de que todas las víboras están protegidas en España.

Lo mejor es no acercarse, seguir nuestro camino y no alarmarse, ya que el animal puede interpretar los gritos y movimientos bruscos como que podemos atacarle.

En caso de encontrarnosla en un lugar urbano habrá que avisar a las autoridades para que procedan a llevársela a su hábitat natural y no supongan un peligro para la población.

¿Qué hacer en caso de sufrir una mordedura?

En caso de que la serpiente nos haya mordido se debe acudir a los Servicios de Emergencia de forma inmediata, ya que el veneno puede llegar a ser mortal.

Estos son los síntomas que presenta una persona a la que le ha picado una víbora según el Ministerio de Sanidad:

La mordedura de víbora suele ser dos incisiones de 2 mm de longitud separados 6 mm, aunque puede existir solo una huella si solo ha clavado un colmillo o varias señales, por mordeduras sucesivas.

Suele aparecer dolor inmediato y de intensidad variable y a los 15-30 minutos la zona se vuelve morada, con un gran edema o inflamación, que es especialmente extenso en los niños.

Frecuentemente aparecen manifestaciones sistémicas, digestivas (vómitos, dolor abdominal intenso y diarrea), y en ocasiones, sintomatología más grave: cardiocirculatoria y trastornos de la coagulación.

Existe un porcentaje de mordeduras secas, sin inyección de veneno en las que los signos clínicos se limitaran a la huella de la mordedura. Estos casos van a precisar tratamiento médico porque pueden estar infectadas.

Una vez que la persona herida reciba asistencia médica, los profesionales utilizarán suero antiofídico en la herida. Desde el Ministerio remarcan que en ningún caso se puede poseer este líquido por un particular o en centros no equipados.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios