20 septiembre 2019
  • Hola

Menos uva, pero de más calidad. Arranca la vendimia en la Sierra

La recolección arranca en Garcibuey dos semanas antes que en la última campaña. La previsión es llegar a los 300.000 kilos en un año marcado por la falta de precipitaciones

26 ago 2019 / 10:27 H.

La Sierra de Francia comenzó este fin de semana la vendimia en un año marcado por la sequía. La recogida de uva arrancó en la localidad de Garcibuey en un pequeño majuelo de uvas Rufete (la variedad autóctona de la zona), aunque la vendimia no se generalizará hasta la primera semana de septiembre, según apuntan desde la D.O.P. Sierra de Salamanca.

La recogida se ha adelantando en más de dos semanas al pasado año, cuando comenzó el 12 de septiembre, y pondrá el broche a una campaña dura donde las vides han tenido que soportar la falta de precipitaciones.

Así lo confirma el director técnico de la Denominación de Origen Protegida, Miquel Udina, que señala que desde el pasado 1 de octubre apenas han caído 600 litros de agua frente a los 1.000 de un año normal. Esta situación, unida a las bajas temperaturas medias y a la poca lluvia que ha caído en este mes de agosto, ha permitido “una madurez de la uva con buena acidez y cero estrés hídrico”, apunta Udina.

En el resto de España se prevé una cosecha media-corta, lo que debería compensar un stock superior al del año pasado

La parte buena de un año tan seco ha sido la ausencia de enfermedades en las vides y una calidad de uva “excepcional, siendo las bayas más pequeñas de lo habitual”.

La previsión inicial en Sierra de Salamanca es llegar a los 300.000 kilos de uva en las nueve bodegas que pertenecen a la Denominación, que incluye 115 hectáreas y un centenar de viticultores.

También a escasos días de comenzar la vendimia se encuentra la D.O. Arribes, donde los productores son optimistas en cuanto a la calidad de uva de este año.

En el resto de España se prevé una cosecha media-corta, igual que en los demás países de la Unión Europea, lo que para organizaciones agrarias como Unión de Uniones debería compensar unos stocks de inicio de campaña superiores a los del año pasado.