17 agosto 2019
  • Hola

Lonja: Ventas animadas de lechazo por las fiestas del 15 de agosto

“La Salamanca vaciada está llena”, bromeó Jesús María Ortiz

12 ago 2019 / 21:07 H.

Clemente Moronta, el primero de los ganaderos en tomar la palabra, en el debate de lechazos marcó la dinámica de los discursos en una mesa donde suele dominar el pesimismo. “Se está vendiendo más lo poco que hay”, resumía mientras que todos coincidían en que las fiestas patronales en los pueblos del 15 de agosto habían animado las ventas. “La Salamanca vaciada está llena”, bromeó el presidente de la mesa, Jesús María Ortiz, que destacaba la llegada masiva de veraneantes.

Con un tono menos festivo, el comprador Francisco Javier Rubio recordaba que “si se tienen en cuenta los datos históricos, el lechazo no está caro, pero la realidad es que no hay consumo”. Sin apenas diferencias se optó por subir 15 céntimos en la extra y de menos de 11 kilos; y de 10 céntimos hasta en los de 15 kilos. Los corderos grandes repitieron.

La falta de información sobre la lenteja marcó gran parte de la mesa del cereal. Dudas, incógnitas y solo una certeza: la cosecha es escasa. El diputado Jesús María Ortiz trataba de apoyarse en el productor Juan del Pozo para conocer si empezaba a cotizar la legumbre: “No hay mercado y el garbanzo es aún pronto”, aseguraba a la vez que Raúl del Brío incidía en que la cosecha “iba a ser muy escasa”. “No va a haber ni para sembrar”, insistía Herminio Velasco. En el lado comprador, se asentía sin apenas optimismo. “No tenemos conocimiento de ninguna operación de lentejas”, confirmaba Jaime Jordán, mientras que Rodrigo Astorga daba “poca fiabilidad” a las informaciones que estaban apareciendo hasta ahora sobre el estado de la legumbre.

En el resto de cereales, los productores trataron de corregir el descenso de 1 euro que se produjo en el trigo la semana pasada. “No vamos a permitir más bajadas”, expresó Juan del Pozo que pidió corregir este “desfase” subiendo su cotización en idéntica cantidad. Sin embargo, los compradores se mostraron partidarios de seguir esta línea de reducciones de precios y pidieron por unanimidad un descenso. “Al trigo todavía se le puede reducir un euro”, lanzaba el comprador Jaime Jordán.

Sí hubo unanimidad entre ambos lados de la mesa a la hora de valorar la situación de la cebada, que ambos bandos calificaron de “estable”, así como la avena y el triticale donde se alcanzaron plenos en la decisión de repetir los precios a pesar de la visión opuesta sobre la situación. Si para Víctor Rodríguez “hay mucho género en los puertos”, para productores como Ángel Luis Fernández “el mercado está completamente parado”.

La situación del mercado internacional con un descenso de los precios en el maíz condicionó que bajara un 1 euro la cotización (respaldado por la mayoría de los vocales de compradores y vendedores). Estabilidad en la paja condicionada a la subida que se produzca “cuando comience a desaparecer”, según advirtió Juan del Pozo.

PALABRAS CLAVE