22 julio 2019
  • Hola

Las mejores almendras ganan protagonismo en Las Arribes

Miguel Antonio Rengel, de Saucelle, tiene la primera certificación de la provincia de almendros ecológicos

27 feb 2019 / 18:27 H.

Es un cultivo que por supuesto que merece la pena, además de otras consideraciones, por el precio más elevado de la almendra y que incluso requiere menos trabajo”, asegura Miguel Antonio Rengel Francia, propietario de la primera plantación de almendros ecológicos certificados de la provincia.

Situada a pocos kilómetros del núcleo urbano de Saucelle, la plantación de Rengel Francia se extiende por dos fincas de 2 y 1 hectárea “aunque la previsión es que en este año ampliarla viendo que la producción es más competitiva que el cultivo tradicional”.

Para alcanzar la certificación de almendra ecológica, los productores deben de cumplir con una larga lista de requisitos “muy estrictos que son revisados periódicamente por técnicos de la Junta, aunque lo más complicado no es el cultivo en sí, sino los trámites administrativos que hay que pasar y la documentación que se tiene que presentar”, afirma el agricultor.

Entre los requisitos para ser una explotación ecológica está, por supuesto, la prohibición total de la utilización de fitosanitarios, “sólo entramos en los campos para arar y para meter las ovejas para que abonen el terreno pero merece la pena, incluso este año con una floración ya perfecta está llamando la atención entre los que pasan al lado”, asegura Rengel.

La primera producción ecológica, que fue de 3.000 kilos, superó en el mercado el precio que se obtuvo esta campaña por la venta de almendra tradicional. Se vendió entre un 60-70 por ciento más cara, según indicó este productor de Saucelle.

PALABRAS CLAVE