13 enero 2021
  • Hola

La herencia charra de Paquirri

Debutó en Salamanca en la Feria de 1967 y ya no falló una sola edición, salvo una suspensión por mal tiempo en 1969, hasta el 13 de septiembre de 1984 que firmó su última actuación en La Glorieta, apenas 13 días antes de la tragedia de Pozoblanco: 22 paseíllos, 44 toros estoqueados, uno le hirió, cortó 28 orejas y gozó 8 puertas grandes.

De grana y oro llegó Paquirri al patio de cuadrillas de La Glorieta el 13 de septiembre de 1984. Nadie sabía entonces que apenas faltaban 13 días para la tarde de Pozoblanco, que sería la última. La de la tragedia inesperada e inimaginable. En la puerta de la capilla se cruzó con Dámaso González, compañero tantas tardes en la Feria charra. Y un cronista de LA GACETA le espeta al de Barbate: “Dicen que estás algo aburrido...”, a lo que Paquirri le contesta: “Son habladurías sin fundamento. Soy consciente de estar entre los primeros del escalafón y procuro responder cada tarde a esa condición”. Veinte años son bastantes para un torero, le vuelve a lanzar: “No, son solo 18. Esto no quiere decir que sean muchos ni pocos. Es para estar cuajado y lo estoy. Además soy consciente de la categoría que he alcanzado”. Algún otro micrófono le comenta algo de un deseo íntimo y Paquirri responde: “En estos momentos mi preocupación es la garganta de Isabel (Pantoja), que la tiene algo mal y deseo con toda mi alma que se pase pronto”. Su mujer enviudaría trece días después de aquellas palabras en el patio de cuadrillas antes de cerrar su paso por La Glorieta. Una plaza en la que demostró su condición de máxima figura, entre otras muchas cosas por su gran regularidad en el triunfo.

Paquirri le brinda un toro a El Viti en La Glorieta el 14 de septiembre de 1979, la víspera de la despedida de Santiago Martín de su afición.
Paquirri le brinda un toro a El Viti en La Glorieta el 14 de septiembre de 1979, la víspera de la despedida de Santiago Martín de su afición.

De las diecisiete ferias que toreó en La Glorieta en su carrera solo se fue de vacío en cuatro, la del debut de 1967 y en las 1975, 1976 y 1977. El resto las escribió en triunfo. Entrega, disposición y ganas. En su primera aparición, 15 de septiembre de 1967 una faena deslumbrante de Camino obnubiló su estreno. Al año siguiente llegó su primer éxito, Enrique de Sena escribió en LA GACETA: “El Viti ya es historia, Puerta también ha entrado como grandísimo suceso y Paquirri se esfuerza en escribirla”. Tres orejas a los toros de Samuel fue su primer gran botín. La lluvia aguó las ilusiones en la tarde del 69 y se reencontró con el triunfo en el 70: “Paquirri es la voluntad del triunfo elevada al cubo (...) Una tarde feliz que todos le agradecemos, pues hasta que él apareció la Feria iba a la deriva”, escribía Don Lance de aquella función con otras tres orejas. En La Glorieta vivió la gloria y el dolor de la cornada, que llegó en 1971, ciclo en el que sólo pudo estoquear un toro y ya con las carnes abiertas: “A requerimiento del respetable tomó los palos y al cuarteo clavó dos pares. Quiso cambiar en el tercero y fue alcanzado, cayó al suelo y se incorporó herido, con gestos de dolor”. El pundonor de Paquirri le mantuvo en el ruedo. Hizo una faena al manso en terrenos de toriles. Nada más caer el toro de pinchazo y estocada, sus hombres lo llevaron a la enfermería. Allí le llevaron el trofeo. No pudo completar su actuación con el segundo toro ni tampoco cumplir la segunda tarde, en la que sustituía a Manzanares. Regresó a La Glorieta al año siguiente y volvió a salir a hombros como sucedería en 1973 en el mano a mano con Capea que marcaría el inicio de una intensa rivalidad. La oreja que cortó en el 74 dio paso a su etapa más gris. Del 75 al 77, incluidos, en blanco: En sus ochos toros escuchó cinco broncas. Una mala racha que rompió con Repullito, de Ramón Sánchez en 1978 cortando de nuevo una oreja, que da paso a su serial más feliz y triunfal, el de 1979, donde logró dos puertas grande de las cuatro que aún le quedaban por gozar (1980 y 1981). Cinco tardes le quedaban de ahí en adelante en La Glorieta, cuatro orejas más pasearía, ya todas de una en una. La definitiva fue en su última tarde en Salamanca, de un toro de Atanasio. La Feria constaba entonce de siete corridas de toros, Paquirri, en su única actuación, toreó la segunda. Tres cuartos de aforo cubiertos. Curro Durán y Dámaso González. Fue el último cartel de Paquirri en Salamanca. Paseó el único trofeo. Nadie sabía que era el último aquí. Si siquiera se intuía. Paquirri, tan poderoso, tan capaz, tan grande... parecía inmortal. Avispado lo convirtió en leyenda. Hoy, 36 años después vuelve a la actualidad del mundo rosa envuelto en la polémica disputa de una herencia aún sin resolver mientras que su nombre circula de boca en boca sin reparar que fue uno de los grandes. Paquirri es mucho más que una herencia envenenada. Su mérito está en los ruedos del mundo donde se abrió las puertas de la historia. Y este es el legado que escribió a sangre y fuego en La Glorieta.

Juan María García (a la izquierda), el histórico picador salmantino, junto a Paquirri. | ARCHIVO
Juan María García (a la izquierda), el histórico picador salmantino, junto a Paquirri. | ARCHIVO

La de 1979 fue su gran Feria en La Glorieta: dos tardes y seis orejas

La de 1979 fue la Feria más redonda de Paquirri en La Glorieta, donde compareció dos tardes para estoquear los encierros de Francisco Galache y Ramón Sánchez: Seis orejas y dos puertas grandes, cortó oreja en los cuatro toros y a dos de ellos, uno en cada actuación, los desorejó. Aquella edición de 1979, formada por siete corridas de toros, no hubo novillada con picadores, sí corrida concurso de ganaderías (Bohemio, de Ramón Sánchez, se llevó el Toro de Oro), y la clásica mixta con sello torista y dos rejoneadores del día 21. Además, un toro de Francisco Galache fue premiado con la vuelta al ruedo después de que Paquirri le cortara las dos orejas. El espada de Barbate fue uno de los cinco toreros que hicieron doblete en el serial, en el que El Viti protagonizó la despedida ante sus paisanos. Además de El Viti y Paquirri firmaron dos contratos Capea, Robles y Manzanares. Los seis trofeos cortados en la arrolladora actuación de Paquirri le hicieron salir como máximo triunfador de un ciclo en el que Manzanares logró cuatro orejas, tres en su segunda tarde que le valieron para salir a hombros. Como lo haría Francisco Rivera en sus dos citas: el 13 y el 15. También saldrían en volandas ese año El Viti, la tarde de su despedida en la que desorejó al primero del día 14; Manzanares, Manuel Benítez ‘El Cordobés’ y José María Martín ‘El Salamanca’, este el 21 de septiembre tras firmar una triunfal alternativa de manos de Juan José y Paco Núñez, con el aderezo de los rejoneadores Álvaro Domecq y Joao Moura. Éste último, dicen las crónicas, que pudo cortar un rabo si hubiera finiquitado bien a su oponente.

Aquella Feria de 1979 fue la más redonda de las protagonizadas por Paquirri en La Glorieta y llegó al final de una campaña clave en su carrera. Ese año, el 24 de mayo, de 1979 alcanzó en Madrid su consagración definitiva con la histórica faena a Buenasuerte, de Torrestrella (El Viti y Palomo completaron el cartel), que fue una de las obras históricas de su trayectoria. Madrid y otras muchas ese curso, entre ellas su aplastante paso por Salamanca, hicieron que 1979 fuera una de las mejores temporadas de su vida.

Capea, el diestro con el que más toreó

Capea y Paquirri torearon juntos en Salamanca diez tardes, casi la mitad del total de paseíllos del torero de Barbate en el coso charro. Paquirri debutó en 1967 y no fue hasta 1973 cuando se encontró con el maestro salmantino. Ambos estoquearon un encierro de Arranz mano a mano, tras caerse del cartel por lesión Diego Puerta. Capea cortó cuatro orejas, Paquirri tres. Desde entonces, con el paréntesis de 1975, Paquirri y Capea ya coincidirían todos los años en La Glorieta, e incluso en 1981 dos tardes. Fue con quien más toreó Paquirri en Salamanca y fue uno de los diestros con quien más rivalizó. En el 73 compartieron triunfo aunque ganó Capea, que de ahí en adelante se impondría en 1974 cortando cuatro orejas, 1976 desorejando un toro, 1977 paseando un trofeo y 1978 con otra puerta grande. En el 79 y 81 le mojó la oreja Paquirri a Capea con una puerta grande cada año, firmaron tablas la otra de 1982, sin trofeos, y cortando uno cada uno en 1982 a los de Juan Pedro Domecq. Esa del 15 de septiembre del 82 fue la última que Paquirri y Capea coincidieron en La Glorieta.

Paquirri en La Glorieta, en números

18 ferias en Salamanca

De 1967 a 1984. Paquirri debutó en el coso de La Glorieta el 15 de septiembre de 1967, un año después de su alternativa (Barcelona, 11 de agosto de 1966) y toreó su última tarde en Salamanca el 13 de septiembre de 1984. En ese tiempo Paquirri estuvo anunciado en todas las ferias y en la única que no actuó fue en la de 1969, porque su festejo se suspendió en el último momento por la lluvia.

6 dobletes en los carteles

Empezó con mal pie. No estaba anunciado en los carteles iniciales pero el primer doblete que iba a asumir Paquirri en La Glorieta iba a ser en la Feria de 1971, ya que fue el elegido para sustituir a José María Manzanares el día 14. Sería la segunda tarde del torero de Barbate. Sin embargo, Paquirri cayó herido el día antes, el 13, por un toro de Felipe Bartolomé. Así su primer doblete en la Feria de Salamanca llegó en 1977, y después le seguirían los de las ediciones de 1979, 1981, 1982 y 1983.

13 el día más repetido

Ocho ediciones toreó ese día en la Feria. De las 22 tardes que actuó Paquirri en La Glorieta hubo una fecha que se repitió más que ninguna, el 13 de septiembre. No en vano, se anunció ese día en ocho ocasiones, por las siete que hizo el paseíllo en otra de las fechas clave de la Feria de Salamanca, el día 15.

12 toros de Manuel Arranz

Su divisa predilecta en La Glorieta. Más de una cuarta parte de los toros que estoqueó Paquirri en el coso de La Glorieta llevaron el hierro de la ganadería salmantina de Manuel Arranz (12), con el que además hizo su presentación en Salamanca y que acabaría convirtiéndose en el más repetido en los años siguientes. Fue el elegido en las ediciones de 1967 (dos orejas), 1972 (dos orejas), 1973 (tres trofeos), 1974 (oreja), 1976 y 1977, cortando un total de seis trofeos de los 28 que en total paseó en La Glorieta en toda su carrera.

7 ganaderías salmantinas más

Atanasio, la última. Además lidió en La Glorieta toros de siete divisas charras más: cuatro de Lisardo Sánchez (1969 y 1975) y Atanasio Fernández (1982 y 1984, oreja por tarde), tres de Raboso (1980, dos orejas, y 1981), dos de Paco Galache (1979, tres orejas) y Juan Mari Pérez Tabernero (1983, tres orejas) y uno Pérez Angoso (1976) y Fabrés (1977). La nómina ganadera se cerró con seis toros de Ramón Sánchez (1978, oreja, 1979, tres orejas, y 1983, oreja); cuatro de Juan P. Domecq (1981, dos orejas, 1982, oreja); tres de Felipe Bartolomé (1970, tres orejas, y 1971, oreja); dos de Samuel Flores (1968, tres orejas); uno de César Moreno (1977) y Sánchez Dalp (1981).

7 tardes con Dámaso

Capea, con quien más toreó. Tras Capea, que fue con quien más toreó Paquirri en La Glorieta (10), aparece Dámaso González con 7 actuaciones juntos. Y le siguen El Viti y Paco Camino (4) y Diego Puerta (3).

Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png