16 agosto 2022
  • Hola

Damián Castaño, una alternativa en el torismo

El lunes, en el estreno de la última semana de San Isidro, Damián Castaño confirmará su alternativa en Las Ventas en el retorno, nueve años después, al coso de la calle Alcalá de los toros de Samuel, los de mayor arboladura de la cabaña brava. Dos veteranos, Fernando Robleño y Morenito de Aranda, escoltarán al salmantino

27 may 2022 / 09:24 H.
Ver Comentarios

El destino pasa por los terroríficos toros de Samuel Flores que le esperan en Las Ventas. Es la tarde de su confirmación y la de su estreno en un coso de primera categoría. Madrid quita el sueño, el hambre y casi la vida, agita el pulso como ninguna. Es la que marca el rumbo del toreo y en la que se fijan todas las miradas. El todo y la nada. En Madrid empieza y acaba todo. Confluyen los extremos. Es la que te pone en órbita. El escaparate más poderoso. Es el contrato más exigente y el más deseado. A Damián Castaño le ha costado una década conseguirlo. Una reveladora tarde el verano pasado en Cenicientos, una de las terroríficas citas del Valle del Terror, como se conoce taurinamente a los pueblos de Madrid y Ávila, donde se lidian toros imponentes en plazas de pueblos en fiestas, le dio a Damián Castaño un giro a su carrera. Tres orejas en una tarde impecable. Y el aval para hacerse respetar y ratificar que está preparado para los grandes retos. No es que antes no se le respetara porque si una cosa le retrata es la entrega, la dedicación y la constancia sin límites. Puede que alguno entrene como él pero más que él nadie. Con Damián Castaño nos citamos en pleno entrenamiento. En invierno se refugian de los fríos, las heladas y las lluvias en una nave del polígono; y en cuanto se despereza el sol sueñan embestidas y repiten mil y un lance o muletazo en el campo de fútbol de Aldeatejada. La soledad de un desierto. No hay tregua ni excusa para el descanso. No ha intensificado la preparación desde que hace un par de meses firmara su confirmación en Las Ventas, porque el toro no hace esos distingos del escenario en el que rinde su destino. No sabe si es el ruedo de un pueblo en fiestas o la mejor feria. En Madrid sale el más imponente pero Damián, en los 47 paseíllos que lleva hasta el momento en la década que en agosto cumplira de alternativa, ya estoqueó astados tan serios como los que le saldrán en Madrid pero en escenarios sin apenas repercusión. El toro no le asusta. Mantiene la voz pausada, denota la ilusión del reto, le asaltan las dudas y sueña despierto al ver su nombre en la cartelería más importante del curso. En el reverso de su capote desde hace un año se puede leer el nombre de su hija, Vega Castaño. Vino al mundo apenas unos meses antes de que él comenzara a ver la luz al final del túnel. De ahí en adelante ha sido una de las revelaciones del escalafón y ahora busca confirmarlo.

–¿Cómo se vive en estos días previos a su ansiada confirmación de alternativa en Madrid?

–Siento buenas sensaciones, llega en el mejor momento de mi carrera. Me ha costado mucho llegar hasta aquí. La travesía ha sido dura, difícil y larga, pero estoy contento que haya sido ahora y no antes, pese a llevar diez años de alternativa, porque ahora me doy cuenta de que antes no estaba preparado como ahora. No se qué pasará pero llego con los deberes hechos.

–Y llega además incluido en los carteles de San Isidro que siempre es un plus.

–Me lo tomo como un premio; el premio de estar tantos años en silencio, de no bajar la guardia, de matar corridas muy grandes. Es el premio a la dureza de estos años, poder llegar ahora a la mejor feria. Este va a ser el paso más grande de mi carrera donde los pasos siempre fueron pequeños.

–¿Qué referencias tiene de la imponente corrida de toros de Samuel Flores que le espera?

–El ganadero me invitó a tentar, con Robleño y Morenito, hace un par de semanas a su finca y le pedí el favor de ver la corrida. Es un corridón, muy muy seria, puede que la más de todas las de San Isidro. Hay varios toros espectaculares de cara, pero me gusta porque es baja de hechuras. Es impresionante, pero me gustó, me transmitió buenas sensaciones.

–¿Y no se le aparecen en sueños? ¿No es mejor pasar solo miedo en la plaza?

–Ahora, con las redes sociales, aunque no la quieras ver, te la encuentras. Viéndola no me tienen que contar nada. Se le va a dar más importancia por su seriedad. Si soy capaz de estar firme, tendrá aún mayor repercusión.

–Y otra lectura... Si echa la vista atrás ya le ha tocado matar auténticos corridones de toros en portátiles y de pueblos sin repercusión. Esta al menos es en Madrid, y con todo el toreo pendiente.

–Eso también me da cierta tranquilidad. Muchas veces lo he pensado. Intentaré estar firme, estoy preparado y, como te digo, en el mejor momento de mi carrera.

–¿Cuál fue la tarde que le cambió el rumbo a su carrera o al menos las sensaciones de dar un paso adelante en su carrera?

–La de Cenicientos del año pasado (tres orejas el 15 de agosto) es la que me ha dado lo que tengo hasta el momento; pero cuando me vi un cambio radical fue de 2018 para acá. Puede que solo lo haya visto yo y los que están conmigo a díario, porque apenas me ha podido ver el resto y al estar relegado en plazas sin repercusión. A partir de entonces, me he visto y sentido más asentado, un torero diferente. Salamanca (2019) también fue importante pese a no cortar orejas.

–Y ahí, ¿cómo se sobrevive?

–Gracias a las corridas que toreé en pueblos y los festivales sin picadores. El contacto con la gente, el animal... me ha mantenido vivo. Es duro, llega un momento que dices Me voy a quedar para torear en esas plazas de tercera que, también te digo, ojalá no falten. Pero a la vez pienso que estoy aquí, que me sacrifico y entrego mi vida al toro para más y no para quedarme estancado. Ahora he podido sacar un poco la cabeza y eso reconforta.

–Echo la vista a su agenda y los toros que le esperan asustan...

–Es un premio. Ojalá hubiera otras siete de Cuadri, otras siete de Palha, otras tantas de Ibán... Llevo luchando toda mi vida por entrar en las ferias, soy un enamorado de los encastes aunque se que eso requiere más esfuerzo, pero he visto que ese puede ser mi camino.

–Por muchos pitones que tengan los de Samuel, es peor lo que viene después...

–Si me ves hace cinco o seis años, no me veía ni de loco con una de Cuadri, Palha, Samuel... Ahora sí me veo capaz. No sé qué va a pasar en Madrid pero me veo seguro. Verme anunciado en ferias tan importantes como San Isidro, Vic Fezensac, Ceret, Mont de Marsan...

–Nunca se enfrentó a toros de Samuel, ¿qué referencias tiene?

–He visto dos mil videos. La tarde triunfal de 1991 con Rincón y Ortega Cano a hombros me la se de memoria, otra de 2015 en la que cortó una oreja El Cid. Se que con el capote son fríos y abantos, pero con la muleta son obedientes. Me parece imponente la faena famosísima del maestro Dámaso... la he visto un montón de veces. Me gusta empaparme de vídeos de toros.

–Maestro en estas lides, ¿qué consejo le dio su hermano Javier?

–Insiste mucho en que me prepare mucho para la mañana de torear. ¿Para la mañana? Le pregunto. Y me ha dicho que sí, que se pasa peor incluso que por la tarde. Dice que si soy capaz de estar tranquilo por la mañana me saldrán mejor las cosas por la tarde.

–Una vida dedicada al toro y, ahora, ante el gran reto de su vida ¿cambia de alguna manera la preparación para una tarde así?

–No cambia nada. Siempre entreno igual, me gusta hacer mucho deporte. Siempre, desde que tenía siete u ocho años me he preparado mucho. Nunca me han tenido que decir que entrene, si me han tenido que aconsejar algo es que descanse. Lo que si me cambia es el humor. No solo por Madrid, siempre que toreo, la gente cercana a mí, me sufre y se la doy mediana...

–Y de la plaza, ¿qué es lo que más le sugiera y preocupa?

–Es la plaza que más me impresiona. Estos días que he ido a presentaciones y he estado en el ruedo, impresiona verla vacía, así que llena... Toreé de novillero, hace mucho tiempo ya, Esto y trabajando mucho mentalmente para que no me pueda el escenario y estar lo más tranquilo posible. Eso tan clave como la preparación física. Intentar que aquello no te pueda.

–¿Y si en Madrid no pasara nada? Para eso hay que estar igual de preparado que para el triunfo...

–Voy con la mente en el triunfo, pero si no llegase, sabedor de lo difícil que es, la vida y mi camino. Quiero llegar a cotas más altas. Hasta ahora apenas he conseguido nada y yo voy a seguir luchando cada día por lograr mis sueños. Cada tarde hay que dar argumentos. Igual que el triunfo vale, aquí el olvido también llega rápido.

–¿Cuál es la principal baza con la que cuenta?

–A pesar de los diez años de alternativa, soy novedad en todos, el año pasado se me empezó a echar cuentas tras Cenicientos. Me gusta porque siento que el aficionado tiene ganas de verme. Hasta ahora no había sentido eso casi nunca, me llena de responsabilidad y, a la vez, me motiva.

–¿Qué es lo que más le preocupa en estos momentos?

–Quedarme en casa. Han sido tantos años ahí, torear un año dos, otro tres... eso es lo jodido. Los toros no me asustan, me asusta quedarme en el olvido. Estar 365 días del año para torear dos tardes. Eso sí me da pánico, los toros cada uno tiene su lidia... aunque los que me tocan a mí impongan más que ninguno.

–Siendo novedad, como es, ¿con qué puede sorprender?

–Voy a intentar estar lo más firme posible. Que los toros salgan como salgan se me vea con firmeza, encajado siempre y transmitiendo seguridad. Aunque me enganche algún muletazo, que me vean firme. Son las armas que he dado estos años. Y luego, si un toro me permite, poder torear como he toreado alguno estos años. A muchos le sorprendería.

–¿Qué sensación le gustaría tener el lunes por la noche?

–Pues mira, ya no te hablo de orejas, lo que más satisfacción me daría, siendo casi imposible, es poner a todo el mundo de acuerdo, más allá de las orejas y de las estadísticas. Que cuando llegue al hotel tenga buena sensación y si estoy feliz ese ya sería un triunfo.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png