Borrar
Uno de los perros inspeccionados en la ‘Operación Maxil’. ARCHIVO
Uno de los veterinarios acusado de falsear las razas de los perros: “Por 10 euros no me complicaría la vida”

Uno de los veterinarios acusado de falsear las razas de los perros: “Por 10 euros no me complicaría la vida”

El fiscal solicita penas de dos años y 15 meses de prisión para los acusados y la defensa ha solicitado su absolución en un juicio visto para sentencia

Jueves, 9 de mayo 2019, 15:30

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Visto para sentencia el juicio contra los dos veterinarios acusados de falsear las razas de dos perros, al menos uno de ellos de raza peligrosa. En la sesión, el fiscal ha mantenido las penas solicitadas contra A.L.M. y J.L.J. para los que pide dos años de prisión y quince meses respectivamente, además de multas de 3.000 y 2.400 euros y la inhabilitación para ambos durante la condena por un delito continuado de falsedad.

Las defensas han solicitado la absolución de sus clientes, alegando que no eran responsables de que se hubiesen variado las razas de los animales. Entienden que ellos lo único que hacían era poner los datos de los dueños de los perros. “Por 10 euros no me complicaría la vida”, ha pronunciado uno de los acusados durante su defensa.

Según recoge el fiscal en su escrito de calificación, al que ha tenido acceso LA GACETA, el 23 de septiembre de 2014, J.L.J., sin antecedentes penales, expidió pasaporte veterinario a un perro de nombre Zeus y de 13 meses de edad haciendo constar en la base de Siacyl que se trataba de un podenco ibicenco cuando realmente era de raza alano.

Asimismo, continúa el Ministerio Fiscal en su escrito de calificación, el acusado A.L.M., igualmente sin antecedentes penales, el 12 de agosto de 2016 y de la misma manera a sabiendas de la falsedad faltó a la verdad al consignar la raza del perro de nombre Rey también de 13 meses de edad haciendo constar que pertenecía a la raza alano gran danés cuando en realidad se trataba de un perro potencialmente peligroso, concretamente de la raza pitbull.

Varios meses después, A.L.M., concretamente el 9 de diciembre de 2016, a sabiendas de la falsedad volvió a faltar a la verdad al consignar nuevamente la raza de Zeus haciendo constar en su segundo pasaporte canino que pertenecía a la raza alano podenco ibicenco.

Estos perros, destaca el fiscal, tenían una morfología cuya sola apariencia ponía de manifiesto para un profesional veterinario que, en ningún caso, se trataba de cruce alano podenco y alano gran danés.

Los hechos son constitutivos de dos delitos de falsedad en documento oficial, uno de ellos continuado, motivo por el que en el caso de A.L.M. la pena solicita es superior que en el del otro acusado, J.L.J.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios