Borrar
El incendio de Las Hurdes baja a nivel 1 y los vecinos de Ovejuela regresan a sus casas

El incendio de Las Hurdes baja a nivel 1 y los vecinos de Ovejuela regresan a sus casas

La UME repliega medios y finaliza su intervención en el incendio cacereño. Ante la evolución positiva los evacuados han podido regresar a sus hogares

CASAMAR y S. Dorado

Ciudad Rodrigo

Domingo, 21 de mayo 2023, 19:34

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La evolución favorable de la extinción del fuego de Pinofranqueado, que afecta actualmente a Las Hurdes y Sierra de Gata, cerca de la provincia de Salamanca, hizo posible la desactivación del nivel 2 de alerta por la mañana. El fuego se encuentra estabilizado y en nivel 1, y a última hora de la tarde se anunció el regreso de los habitantes de Ovejuela a sus hogares, localidad que durante el fin de semana ha estado en una situación más vulnerable mientras que el resto de focos se encontraban bajo control.

La Unidad Militar de Emergencia retiró este domingo sus efectivos —entre aplausos de agradecimiento— debido a las buenas perspectivas, pero continúan trabajando en la zona medios aéreos, diez unidades Infoex, dos máquinas pesadas, seis agentes medioambientales y tres coordinadores, además de contar con el apoyo de Portugal, entre otros.

Los otros núcleos de población evacuados también pudieron regresar a sus respectivos hogares: Cadalso, Descargamaría y Robledillo de Gata. Cabe recordar que en los momentos más críticos de este fuego, que comenzó el día 17 de mayo, la provincia salmantina estuvo en jaque debido a la proximidad de las llamas a la comarca de El Rebollar, y especialmente de la localidad de Villasrubias.

El clima ha contribuido desde el sábado a la palpable mejora de la situación y a facilitar el desarrollo de las labores de extinción, ya que el viento fue uno de los factores más preocupantes. Medios de todo el territorio español, incluida la Junta de Castilla y León, colaboran estos días para mitigar el incendio y asegurar la zona.

Se estima que la superficie quemada supera las 10.000 hectáreas de terreno. Las primeras informaciones al respecto, ofrecidas el viernes por la Junta de Extremadura, databan en 8.500 las hectáreas calcinadas en el entorno.

En total se desalojaron alrededor de 700 personas de sus viviendas. El dato humano se centra, por otro lado, en que tanto equipos de bomberos como de la UME han acudido a estas localidades evacuadas para alimentar a los animales y el ganado que tuvo que quedarse.

Además, Cruz Roja ha colaborado con alimentos para atender a todas las personas implicadas en el incendio día y noche. El plan de acción que cuenta con más de 150 profesionales sobre el terreno es, a partir de este momento, vigilar y refrescar los puntos calientes para evitar posibles reactivaciones. Los equipos también permanecen atentos a las previsiones climatológicas, que también se espera que acompañen a los últimos momentos de vida del voraz fuego con lluvias dispersas por las zonas afectadas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios