13 agosto 2022
  • Hola

Crimen de Miróbriga: el dueño del bar y el camarero dicen que no vieron nada

Ambos han declarado en sede judicial y han explicado que el navajazo mortal se produjo cuando ellos estaban fuera del negocio

02 jul 2022 / 21:05 H.
Ver Comentarios

La investigación del crimen de Ciudad Rodrigo continúa su curso. Esta semana los juzgados mirobrigenses han acogido la declaración del dueño y el camarero del bar donde a finales de febrero falleció de un navajazo un vecino del municipio, un joven de 31 años al que todos conocían como ‘Tomy’. Ambos aseguraron no haber visto absolutamente nada de la agresión que resultó mortal, por lo que no identificaron al presunto autor, quien desde entonces está en prisión provisional.

En concreto, indican fuentes del caso, fue el jueves cuando estos dos testigos prestaron declaración en sede judicial. Allí el propietario del negocio de la calle Colada de Ciudad Rodrigo relató que sobre las 04.30 horas de la madrugada se produjo un revuelo en el bar y él salió fuera para dar aviso a la Guardia Civil con el objetivo de que desalojara a los clientes.

Se supone que en ese momento en el que el dueño estaba en la calle, según su versión, se produjo el navajazo mortal en el interior del bar. Tampoco vio nada el camarero, pues explicó en su declaración que aunque él se quedó dentro inicialmente, al ver el alboroto dio las luces para ver si así lograba que la gente saliera al exterior y como no lo hicieron decidió salir fuera para alertar a su jefe y que diera aviso a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, algo que ya estaba haciendo.

Así las cosas, la investigación en torno al fatal suceso sigue en marcha con el fin de recabar todos los datos que ayuden a esclarecer lo que pasó esa noche. Lo que parece que está claro, tal y como ya publicó LA GACETA, es que el arma homicida pertenecía al fallecido y que habría sido este el que en un momento dado la habría sacado en un enfrentamiento repentino con el detenido, que probablemente en un forcejeo acabó por clavársela.

Según señalan en las diligencias los investigadores, cuando los agentes de la Policía Judicial del Instituto Armado llegaron al establecimiento, encontraron la navaja al lado de la víctima. La hoja se había partido y el mango de madera se había separado. Los agentes tomaron declaración a las personas que supuestamente se encontraban en el bar. De las investigaciones se desprende que se inició una pelea en el bar, un incidente común entre dos o tres varones, alguno de ellos disfrazado con motivo de las fiestas de Carnaval.

Aunque en un principio ‘Tomy’ no habría participado en la pelea, siendo ajeno a ella, sí lo habría hecho más tarde, cuando, posiblemente molesto por el altercado en un bar al que él acudía con asiduidad, habría lanzado una botella de cristal contra dos chicas que se encontraban junto a los jóvenes que se estaban peleando.

Aunque no llegó a golpearlas, habría sido entonces cuando supuestamente uno de los chicos que estaban con ellas se fue hacia él y se produjo el fatal desenlace. Aunque la propia víctima habría llamado para pedir auxilio, cuando las asistencias llegaron ya había muerto. El presunto autor, un vecino del barrio salmantino de Tejares de 38 años e iniciales J.A.V.S., se entregó un día después. Ingresó en la cárcel de Topas pero pronto fue trasladado a la de Mansilla de las Mulas ante el temor de represalias, donde continúa.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png