Borrar
Agentes de la Guardia Civil han llevado a cabo la detención del agente. ARCHIVO
Arrestado un guardia civil en un pueblo de la Sierra de Francia tras una denuncia por malos tratos de su expareja

Arrestado un guardia civil en un pueblo de la Sierra de Francia tras una denuncia por malos tratos de su expareja

La mujer asegura que tras una riña, le tiró del brazo y la empujó, lo que motivó que cayera y se cortara en un dedo. El agente quedó libre tras declarar ante el juez que fue ella la que se lesionó en un forcejeo

M. C.

SALAMANCA

Lunes, 28 de agosto 2023, 06:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Agentes de la Guardia Civil de Salamanca han detenido a un compañero en activo, aunque destinado fuera de la provincia, como consecuencia de una denuncia interpuesta por su exmujer por un delito de lesiones en el ámbito de la violencia de género. El arrestado pasó este sábado a disposición judicial, tras lo que ha quedado en libertad provisional, sin medida cautelar alguna, ni siquiera la orden de protección que había solicitado la abogada de su 'ex' y a la que tanto el Ministerio Fiscal como el abogado de la defensa mostraron su oposición.

Según ha podido saber LA GACETA, los hechos tuvieron lugar este viernes, en una localidad del norte de Cáceres. La mujer se puso en contacto con la Guardia Civil para denunciar a su expareja, guardia civil en servicio activo. Según denunció, este se había personado en el domicilio de sus padres para tratar de llevarse a las niñas que tienen en común, y tras una discusión al tratar de impedir que se llevara a las menores, este le tiró del brazo y empujándola cayó al suelo, golpeándose la espalda y produciéndose lesiones por abrasión en el codo y una herida en un dedo de una mano. Tras ello, manifestó la denunciantes, su ex se había llevado a la hija menor de ambos.

Instruidas las oportunas diligencias, los agentes procedieron a la identificación del agente, de 43 años de edad, en el domicilio de sus padres en una localidad de la Sierra de Francia, donde pasa unos días de vacaciones.

El agente fue trasladado al calabozo y puesto a disposición del Juzgado de Guardia de Plasencia (Cáceres), por el lugar de los hechos, donde negó las acusaciones y explicó que efectivamente hubo un forcejeo con la maleta de una de las niñas y que en el mismo fue ella la que se lesionó y se cortó en un dedo.

012: Teléfono de información a la mujer Castilla y León

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios