22 septiembre 2019
  • Hola

Toxoplasmosis y embarazo: ¿Es incompatible tener gatos durante la gestación?

Es una de las infecciones más comunes a nivel mundial, pero resulta especialmente peligrosa en el caso de estar embarazada por el riesgo que supondría si se transmitiera al bebé

19 ago 2019 / 09:22 H.

La toxoplasmosis es una enfermedad que se produce por la infección producida por un parásito llamado Toxoplasma gondii, que puede vivir dentro de las células de los seres humanos y de los animales. Es una de las infecciones más comunes a nivel mundial, pero resulta especialmente peligrosa en el caso de estar embarazada por el riesgo que supondría si se transmitiera al bebé.

Es muy importante vigilar la salud de la embarazada, pues la infección no presenta síntomas o son muy leves (fiebre, nódulos linfáticos, dolores musculares...). Si alguien que está gestando se infecta, existe la posibilidad de que transmita el parásito al feto y en ese caso, la gravedad dependerá del mes de gestación, si aparece en el tercer trimestre habrá más posibilidades de que se traspase el parásito al bebé y si, por el contrario, la infección se transmite en la etapa temprana, existirá menos riesgo de transmisión pero las consecuencias serán mucho más graves, pudiendo ocasionar malformaciones fetales, aborto e incluso la muerte por encefalitis.

Lo más importante para prevenir la infección es ser muy estricta con la higiene y la limpieza a la hora de manipular alimentos y tener precaución sin convives con gatos. La toxoplasmosis se puede transmitir al consumir agua contaminada, comiendo frutas y verduras que no estén lavadas ni peladas, ingiriendo carnes poco cocinadas, así como por medio de los utensilios utilizados en estas tareas.

Por otro lado, hay que tener especial precaución con los animales, especialmente los callejeros y particularmente con los gatos domésticos que pueden infectarse comiendo otros animales y pasar el parásito a las heces que se transfieren a la caja sanitaria en la que hacen sus necesidades. No debe, como aún parte de la población piensa, eliminarse el contacto con las mascotas, pero sí evitar tocar y limpiar la caja de los gatos y mantener sanos a los animales alimentándolos con comida seca o enlatada.

Se recomienda a la población de riesgo el consumo de carne bien cocinada (67ºC), el lavado y la desinfección de frutas y verduras, el lavado minucioso de los utensilios de cocina en contacto con los alimentos de riesgo, poner especial atención a la ingesta de embutidos ahumados y curados y utilizar guantes en el jardín.