16 agosto 2022
  • Hola

Un estudio con participación salmantina relaciona la malnutrición con la gravedad del COVID en ancianos

El investigador del Ibsal José Miramontes participó en el proyecto que valoró a pacientes ingresados en el Río Hortega con una media de edad superior a los 80 años

18 feb 2021 / 10:03 H.
Ver Comentarios

En plena cresta de la primera ola durante los meses de marzo y abril los pacientes se acumulaban mientras los médicos trataban de responder dudas. La mayoría de los estudios señalaron que la diabetes, la obesidad y la hipertensión eran factores que suponían un mayor riesgo de gravedad y mortalidad por COVID. Sin embargo, no eran los únicos. El investigador del Ibsal José Pablo Miramontes, perteneciente al grupo de Rogelio González Sarmiento, se preguntó por “el factor de riesgo olvidado” y comenzó a analizar en el Hospital Río Hortega de Valladolid como la malnutrición también “era un factor de riesgo importante”. “Comprobamos que en las personas de más de 80 años con un estado de malnutrición evolucionaban peor con mayores riesgos de mortalidad y con largas estancias”, detalla el experto.

El estudio se realizó sobre 83 pacientes ingresados a lo largo de un mes con infección por COVID, confirmada con PCR. Para valorar el estado nutricional, se realizó un cribado de los datos nutricionales durante las primeras 24 horas de ingreso. En los enfermos, con una media de 82 años, solo un 27% presentaba un estado nutricional aceptable. “Al ser personas mayores tienen patologías crónicas y no se asocia solo a la ausencia de proteínas o vitaminas, sino a comidas incompletas o problemas en la masticación de los alimentos”, explica Miramontes. En la conclusión del estudio, se señaló que la desnutrición fue un factor de riesgo tan relevante como la hipertensión, la edad o diferentes comorbilidades.

La principal característica del estudio es que es pionero a la hora de abordar este factor de riesgo. “Había muchos proyectos sobre la diabetes, la hipertensión pero nadie había analizado en España el impacto de la nutrición sobre la evolución de los pacientes. Solo había algunos datos en China”.

El estudio pretende dar una mejor respuesta a los pacientes, tanto antes de ingresar como una vez que se les atiende en el Hospital para valorar si su estado nutricional es adecuado. Aunque el primer caso es complicado, espera que gracias a esta iniciativa se puedan realizar cribados en los centros sanitarios que permitan desde las primeras 24 horas tener en cuenta la malnutrición para mejorar su tratamiento.

83 pacientes en estudio

El estudio se realizó sobre 83 pacientes ingresados con una media de 82 años y con PCR positiva confirmada en el Hospital durante un mes entre marzo y abril. Solo un 27% de estos pacientes presentaba un estado nutricional aceptable. El informe concluye que la desnutrición fue un factor de riesgo tan relevante como la hipertensión, la edad o diferentes comorbilidades. El investigador del Ibsal señala que la presión asistencial de la primera ola impidió que se aumentara la muestra con un mayor número de pacientes.

Necesidad de una estrategia preventiva

El codirector del estudio, Luis Corral Gudino, detalla a Dicyt que lo ideal sería poner en marcha una estrategia preventiva teniendo en cuenta que tanto los pacientes crónicos como los ancianos afrontan mejor el COVID si tienen un buen estado nutricional. Desde el Hospital Río Hortega se está evaluando también la posibilidad de evaluar el estado nutricional de los pacientes al ingreso para corregirlas.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png