20 septiembre 2020
  • Hola

Tras unos días de tregua, una nueva ola de calor ‘azota’ la provincia

Temperaturas de hasta 38ºC pondrán en alerta a Salamanca y provincia desde este miércoles por enésima vez este verano

04 ago 2020 / 19:43 H.

Cuatro días. Ese ha sido el tiempo de tregua desde la última ola de calor hasta este miércoles, fecha en las altas temperaturas volverán a poner en riesgo a la provincia con temperaturas de hasta 38ºC. La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), ha dado aviso de una nueva ola de calor en la que además de Salamanca, una decena de provincias (Córdoba, Sevilla, Ávila, Cuenca, Toledo, Badajoz, Cáceres, Ourense y Madrid), también se encontrarán en riesgo amarillo.

En concreto, Salamanca estará en riesgo por calor extremo desde este miércoles en toda la provincia, a excepción de algunos puntos de la sierra. La AEMET ha estipulado el riesgo desde las 14:00 hasta las 21:00 horas (aproximadamente), intervalo horario en el que las temperaturas pueden alcanzar los 37ºC en algunos puntos. Sin embargo, en la jornada del jueves, el aviso amarillo se extiende a la totalidad de la provincia, pudiendo llegar los termómetros a alcanzar los 38ºC.

Ante esta situación, Protección Civil recomienda limitar la exposición al sol, evitar la actividad física prolongada en las horas centrales del día, beber abundante agua o líquidos, tomar comidas ligeras y regulares y utilizar ropa de colores claros y proteger la cabeza. También aconseja a los ciudadanos que se interesen por la población de mayor riesgo como niños, ancianos y personas enfermas y recuerda que las altas temperaturas pueden favorecer los incendios forestales e insiste en que se debe extremar las precauciones para evitar su propagación.

Calambres, deshidratación, insolación o golpe de calor son algunas de las posibles consecuencias del calor extremo. Para evitarlo, Cruz Roja recomienda evitar salir a la calle a las horas centrales del día y hasta media tarde, cuando suben las temperaturas, e intentar que el hogar esté fresco aprovechando el aire nocturno y cerrando las persianas durante el día, además de apagar el mayor número posible de electrodomésticos.

Usar ropa ligera, ducharse con frecuencia, beber agua y comer ligero son otras de las recomendaciones para hacer frente al calor.