Borrar
Un grupo disfrazado en una despedida en plena Plaza Mayor. ALMEIDA
Salamanca pone a raya los desmadres de las despedidas de soltero

Salamanca pone a raya los desmadres de las despedidas de soltero

En los últimos meses la Policía Local solo ha tenido que actuar en tres ocasiones ante los desfases en fiestas prenupciales

M. Vicente

Domingo, 23 de junio 2024, 07:57

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Cuando llega la primavera se disparan los grupos que llegan a la ciudad los fines de semana para celebrar las famosas despedidas de solteros. Salamanca es una de las ciudades preferidas para organizar este tipo de fiestas, que tanto trastornan la convivencia ciudadana y que muchas veces distorsionan la imagen de una ciudad monumental y cultural, de turismo familiar con un ambiente joven, pero tranquilo.

La moda de celebrar las despedidas de soltero en un destino con mucha vida en la calle y con ambiente joven sufrió un parón durante los años más duros de la pandemia, pero ha vuelto a repuntar con fuerza y durante los últimos fines de semana se han vuelto a ver en las calles del centro de Salamanca las pandillas disfrazadas y con ganas de diversión sin freno desde primera hora de la mañana.

Los vecinos se quejan de los ruidos y de algunas actitudes poco cívicas de los grupos de jóvenes que ya desde por la mañana empiezan a beber sin control. La pandemia, sin duda, cambió muchos hábitos, entre ellos el de las despedidas de solteros. Las empresas organizadoras de este tipo de fiestas ofrecen hoy alternativas distintas al alcohol sin freno y a la camorra en el centro de la ciudad. La oferta se ha trasladado a lugares más alejados del centro y con una propuesta amplia de actividades al aire libre. Las casas rurales se han impuesto, aunque la vida de una ciudad estudiantil no ha dejado que Salamanca pierda atractivo.

Algunos de los empresarios que organizan despedidas de soltero consideran que es «normal» que se regulen estas celebraciones, pero en cambio, otros opinan que no se las debería «demonizar» ni restringir por los beneficios económicos que suponen y porque, además, el centro no se tendría que limitar a niños, familias y «turistas culturales».

El Ayuntamiento de Salamanca cree que actualmente no están provocando demasiados problemas, pero tampoco quieren que se desmadren y que la ciudad se convierta en un destino preferente para este tipo de turismo. Los jóvenes solteros pueden llegar a disuadir a otro turismo que es por el que las administraciones están trabajando.

En la hostelería hay división de opiniones. Unos las promueven y en otros cuelgan carteles prohibiendo la entrada a los grupos que celebran los últimos días de soltería. En la Asociación de Hostelería no han recibido quejas este año, pero reconocen que son muchos los asociados que, haciendo uso del derecho de admisión, no dejan entrar a los grupos disfrazados. «Huyen de los problemas que puedan ocasionar y de los disfraces que pueden molestar al resto de los clientes habituales», reconoce el responsable de uno de los locales de hostelería.

A pesar de que Salamanca no tiene una normativa específica contra las despedidas de solteros porque la ordenanza aprobada en 2015 la tumbó el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, la Policía mantiene a raya a este tipo de grupos. Echan mano de la Ordenanza Municipal sobre Protección de la Convivencia que, con carácter general, establece que los ciudadanos están obligados a respetar la convivencia y los bienes y servicios públicos conforme a su uso y destino propios». En casos más graves también podrían aplicar la Ley Orgánica 4/2015, de Protección de la Seguridad Ciudadana, que tipifica como infracción leve la realización o incitación de actos que atenten contra libertad sexual o actos de exhibición obscena, cuando no constituyan infracción penal.

En los últimos meses solo ha habido tres actuaciones policiales contra grupos organizados para celebrar la soltería. Uno de ellos tuvo lugar en la Plaza Mayor cuando uno de los integrantes de un grupo se subió a una de las farolas. Los otros dos fueron por ruidos en establecimientos de hostelería.

En Salamanca, los grupos se suelen concentrar en los entornos de la Plaza Mayor. Las calles Prior, Íscar Peyra, Bordadores, incluso las terrazas de la Plaza Mayor suelen ser los lugares preferidos por los grupos, que muchas veces vienen de la mano de empresas dedicadas a este negocio con un paquete cerrado de comidas y copas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios