12 agosto 2020
  • Hola

Salamanca no nota diferencia en el primer día fuera del estado de alarma

Ausencia de turistas y similar trasiego en las calles que en los días anteriores | Los clientes de bares y cafeterías se muestran todavía recelosos a consumir en la barra

21 jun 2020 / 22:34 H.

“Había más gente por la calle el viernes o el sábado que el domingo”, coincidían numerosos hosteleros del centro de Salamanca.

La capital amaneció ayer en libertad. Por primera vez en 100 días, fuera de un estado de alarma que expiró en la medianoche, aunque en las calles de la ciudad no se apreciara esa diferencia.

Con el fin del estado de alarma ya no existe limitación de movilidad entre provincias, pero no hubo desembarco de turistas. El hecho de que la entrada en la ‘nueva normalidad’ coincidiera en domingo motivó que muchos viajes pendientes se aplacen para la próxima semana y poder disfrutar así del fin de semana completo.

Las reservas de los restaurantes tenían un marcado tono local. “El viernes y el sábado hemos funcionado muy bien. En la terraza sobre todo, gracias al buen tiempo, pero no hemos percibido que las reservas fueran de turistas o personas de otras provincias”, explica el propietario de un céntrico restaurante.

Otra de las grandes novedades que traía la ‘libertad’ es la posibilidad de consumir en las barras de los bares y cafeterías. Sin embargo, los salmantinos se muestran cautelosos y prefieren mantener activas algunas de las medidas que venían impuestas durante el estado de alarma.

La mayoría de cafeterías en el centro de la ciudad tenían las terrazas pobladas, pero el interior desocupado. “A primera hora de la mañana sí que hemos notado en la barra que han aparecido clientes de toda la vida. Es un poco las ganas de poder volver a tomar una caña de pie, junto a los amigos, después de tantos meses prohibido, pero lo cierto es que la gente sigue evitando consumir a la barra”, relataba otro importante hostelero del centro.

La tendencia en los barrios fue diferente. El posible recelo a apoyarse en una barra era menor y sí fue habitual ver a los clientes tomar un café o un pincho en plena barra.

De hecho, aquellos establecimientos de hostelería que han estado cerrados durante el estado de alarma, ayer seguían fuera de servicio, pero con una fecha en el horizonte para la vuelta a la actividad: el 1 de julio.

Las autovías y las entradas y salidas a Salamanca sí que registraron más tráfico que el habitual en los últimos domingos. Fuentes de la Guardia Civil confirman que “sí se notó que había más tráfico, casi como el de un domingo normal, pero sin complicaciones”.

Casi todo el movimiento de automóviles se focalizó dentro de los límites de la provincia. Desplazamientos a la Sierra y a los municipios más turísticos de Salamanca.

Fue también un domingo de apertura comercial y no todos los establecimientos optaron por abrir. Dependientes de varios de los comercios abiertos señalaban que había “muy poco movimiento por la mañana”, pero que se animó por la tarde, cuando el intenso sol dio un respiro y era más apacible hacer vida en la calle.

PALABRAS CLAVE