16 febrero 2020
  • Hola

Salamanca, la única provincia de España ‘sin’ calentamiento global

Se mantienen las temperaturas en los valores normales de 1980 a 2010

15 feb 2020 / 11:39 H.

Cuando se habla de cambio climático, Salamanca es como la aldea de Astérix y Obelix en la Galia, la única del país que no ha sido conquistada por Julio César. 2019 ha vuelto a ser un año cálido, el sexto más cálido en España en lo que va de siglo y desde que hay registros por los efectos del cambio climático. Sin embargo, la provincia de Salamanca es la única zona amplia de todo el país que resiste a los efectos de la emergencia ambiental, donde no se ha detectado un aumento de la temperatura anual.

El resumen climatológico de 2019 de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) así lo expone en sus mapas y gráficos. Mientras el centro y nordeste de España fue “especialmente cálido” y el resto del país “cálido” o “muy cálido”, todo ello reseñado en colores amarillos y naranjas, por contra en Salamanca (parte de la meseta y toda la zona sur), las temperaturas registradas se sitúan en la media del período 1980-2010. Es el único reducto del mapa de España en color blanco, junto con minúsculas áreas en la zona de Vigo, en la frontera entre Extremadura y Cáceres, en Granada y en alguna isla canaria.

En general, la temperatura media del 2019 en España ha terminado con 15,9 grados centígrados, lo que supone 0,8 grados centígrados más de lo normal para el periodo de referencia entre 1981 y 2010, lo que convierte al seco más cálido desde 1965, por detrás de 2017, 2011, 2015, 2014 y 2006.

Aunque en Salamanca no se ha registrado el aumento de entre 0,5 y 1,5 grados como en buena parte del país, sí que la tierra charra ha padecido el déficit de precipitaciones: sólo cayó un 75% de las lluvias medias desde 1980, en un año “seco” en Salamanca, con menos agua aún en la capital y la zona de la meseta hacia el Campo de Peñaranda que fue “muy seco”. De fenómenos extremos, el informe de la Aemet reseña las fuertes tormentas de verano de 2019 en el oeste de Salamanca donde se duplicaron los valores normales de agua recogida.

Pese al déficit de humedad que arrastra el campo en Salamanca, la situación está cambiando desde finales de octubre. Así, el análisis estacional de la Aemet sobre el invierno actual, con datos de diciembre, enero y parte de febrero, desvela que la precipitación acumulada en la ciudad de Salamanca es casi el doble de la media en el periodo 1981-2010. Todo lo contrario al invierno pasado cuando llovió menos de la mitad de lo habitual.

Eso sí, para lo que queda de febrero parece que no habrá lluvia en cantidades significativas y temperaturas por encima de lo normal con predominio de sol y escasas heladas.

Este fin de semana un frente atlántico atravesó la mitad occidental y dejó lluvias débiles en Salamanca el sábado. Para el resto de la semana el tiempo será seco y estable. Destaca una nueva subida de las temperaturas máximas para el martes cuando se prevén de nuevo 18 grados. Las mínimas nocturnas se establecen entre 4 y 6 grados por lo que no habrá heladas en la ciudad del Tormes durante la próxima semana.