06 agosto 2020
  • Hola

Preparados para la reescalada en Salamanca

El informe con el que Castilla y León convenció al Gobierno en las anteriores zonas indica que la sanidad regional puede reaccionar y dar marcha atrás si hubiera rebrote

20 may 2020 / 18:17 H.

La Consejería de Sanidad ha hecho públicos los informes que envió el Gobierno en las dos rondas de desescalada que han servido para que diez zonas básicas de salud de Salamanca ya estén en fase 1.

Son pliegos muy detallados en los que se justifica la buena evolución epidemiológica de esas zonas pero, sobre todo, se hace mucho hincapié en la capacidad que tendría la provincia para dar marcha atrás en caso de rebrote.

La Junta presenta un ‘plan de reescalada en caso de contingencia’. Sobre Salamanca destacan su capacidad para externalizar pacientes y hacen alusión a Los Montalvos (195 camas), Santísima Trinidad (56 camas, 5 de ellas UCI sin respirador), Clínica Multimédica (5 camas de las que 3 podrían ser camas UCI) y colegios mayores con hasta 498 camas.

Respecto al criterio de las camas UCI, Sanidad cifra en 93 el potencial de expansión del Hospital de Salamanca -sin contar el nuevo edificio- y destaca que cumple con creces con la exigencia de tener un stock del 50% de respiradores por encima del número de camas estructurales de las UCIs. Según Sacyl, Salamanca cuenta con 63 respiradores fijos, 8 móviles y 34 pediátricos. En total, 14 respiradores más de los que se exigen en reserva.

Los informes que envía Castilla y León especifican la actividad socioeconómica de los habitantes de cada zona a desescalar, así como sus tasas de paro. También el número de establecimientos turísticos de cada zona. En el caso de Peñaranda, por ejemplo, son 38.

Es llamativo el análisis de la movilidad en cada una de las zonas a desescalar. En las zonas de Salamanca informan de que Calzada de Valdunciel cuenta con una población de 5.470 personas y en el día previo al envío del informe 112 personas se movieron a Castellanos de Moriscos, 141 personas de Cantalapiedra se desplazaron a Alaejos, 134 vecinos de Fuenteguinaldo se movieron a Ciudad Rodrigo que, a su vez, recibió a otros 114 habitantes de Fuentes de Oñoro. Señalan que no se detectaron datos anormales de movilidad ni en Matilla de los Caños ni en Peñaranda.

Un elemento clave en la desescalada son las reservas de equipos de protección y material para hacer PCR. La Junta reconoce en su informe que durante los siete días previos a presentar esta propuesta sufrieron rotura de stock en el suministro de mascarillas FFP2 y FFP3, así como en los hisopos para la toma de muestras PCR, aunque a nivel regional contaban con cantidades en reserva.

Las residencias, el principal caballo de batalla de la Comunidad, exige un capítulo aparte en el informe. En la última propuesta se incluían 126 residencias, de las que 57 habían tenido algún caso positivo en los últimos 14 días.

Sobre los protocolos para el rastreo de nuevos contagios una vez que se avance a la fase 1, la Junta ‘seduce’ al Ministerio en su informe destacando que “el número de profesionales por paciente en Castilla y León es el más elevado de toda España (sirva como referencia la tasa de 1 médico por cada 910 habitantes, la única de España que está por debajo de 1/1000), siendo aún mucho más elevada esta ratio en las Zonas Básicas de Salud propuestas”. Un argumento con el que intentan convencer al Gobierno de que estas zonas tendrían personal suficiente para identificar a los nuevos positivos, rastrear sus contactos y proceder a aislarlos. De momento, el Gobierno ha dicho sí a todo, pero eran cifras muy limpias. La propuesta de que toda la Región avance en bloque tiene muchos más puntos ‘rojos’.