29 septiembre 2020
  • Hola

¿Por qué a Salamanca le sacan fácil los colores en el mapa del coronavirus?

La despoblación y dispersión geográfica hacen que un único contagio haga perder la ‘calma’ a muchas zonas

14 ago 2020 / 21:01 H.

Está tan mal Salamanca como para que se hable a diario de ‘riesgo de confinamiento’. ¿Está mucho peor que otras provincias de la Comunidad?

Basta con un vistazo al mapa de colores de la Junta para darse cuenta de que, en efecto, hay bastante menos verde que en otras provincias como León, Zamora, Ávila o, incluso, Valladolid. Pero una revisión más detallada de los datos de cada zona de salud viene a ratificar que -salvo en la capital- las cifras de contagios en estos municipios son nimias.

La despoblación y la dispersión geográfica hacen que una zona geográficamente muy grande se torne naranja por el simple hecho de que se haya contagiado una persona.

Están los ejemplos de Robleda, La Alberca o Miranda del Castañar. Las tres están en ‘aviso’ de peligro pese a que solo hay un contagiado en muchos kilómetros cuadrados a la redonda.

Algo similar sucede con Tamames y Linares: un contagio en siete días y ya pierden el color verde.

La realidad es que 21 de las 36 zonas de salud de Salamanca están ya en naranja, pero parece que el sistema de colores de la Consejería es un poco alarmante, sobre todo en una Comunidad en la que el 75% de los contagios saben dónde se infectaron y, por lo tanto, se pueden aislar.

Por otro lado, es cierto que los barrios de la capital tienen una incidencia porcentual y un número de contagios bastante elevada hasta en comparación con Valladolid, que es el núcleo más poblado de la Comunidad. Cifras que invitan a extremar la prudencia para que la situación no se descontrole.

PALABRAS CLAVE