Borrar
Decenas de salmantinos y turistas en las terrazas de la Plaza Mayor. ALMEIDA
Los 'placeres' y 'caprichos' que más se han encarecido en Salamanca

Los 'placeres' y 'caprichos' que más se han encarecido en Salamanca

Aunque la subida de precios de los alimentos y la energía son los que más afectan al bolsillo, no son los que más ha disparado la inflación

Miércoles, 15 de mayo 2024, 14:14

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Vivir en Salamanca es hoy un 17,2 % más caro que hace tres años. Aunque ya empieza a dar un respiro, la inflación está pasando una importante factura al bolsillo de los salmantinos. Solo en los últimos doce meses los precios se han elevado en la provincia un 3,2 %, pero no todos los productos y servicios se han encarecido de la misma forma. Aunque la alimentación, un 4,8% más cara que en abril de 2022, y la energía, que cuesta un 6,1 %, son precisamente los productos y servicios que más ha impulsado la subida de precios, no son, sin embargo, no son los que más se han encarecido en esta provincia.

No hay ninguna provincia en la que calzarse se haya encarecido tanto como en Salamanca. Comprar unos zapatos o zapatillas o repararlos cuesta hoy un 10,2 % más que hace un año, la mayor subida de toda España. A pesar de que en abril fue el territorio nacional en el que menos se elevaron los precios de estos productos (0,5 %), los incrementos acumulados a lo largo de los meses anteriores sitúan a la esta provincia a la cabeza en la variación interanual. Por el contrario, frente a la subida del precio del calzado, comprar ropa sería ahora un 1,2 % más barato que en abril del pasado año, muy por debajo de la subida nacional de un 0,8 %. De hecho, el pasado mes Salamanca fue la provincia en la que menos se incrementó el IPC del vestido, un 1,6 %, frente al encarecimiento nacional de un 7,8 %.

Tampoco hay ninguna otra provincia en la que comer fuera de casa se haya encarecido tanto como en Salamanca. Sí hay, sin embargo, una en la que la subida interanual ha sido la misma: Pontevedra. En ambas, los precios de la restauración y de los comedores se han elevado un 7,4 % en los últimos doce meses, casi dos puntos y medio más que la media nacional (5 %). Por el contrario, frente a subidas de los servicios de alojamiento del 11,8 % en Murcia o superiores al 6 % en Canarias o Almería, Salamanca se encuentra entre las quince provincias en las que menos se han encarecido los hoteles en el último año, concretamente un 0,2 %, según los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Después de la restauración, los dos grupos de productos y servicios que más se han encarecido en la provincia en el último año son los vinculados a los gastos en transporte (4,6 %) y en vivienda (4,5 %). En este segundo caso, es la energía la que ha impulsado esa fuerte subida. La electricidad, el gas y los combustibles están un 6,1% más caros que en abril del pasado año. Pero también se encarecieron más de un 2 % el alquiler, la conservación y reparación de la vivienda y el suministro de agua. En el caso del transporte, el principal motivo de su encarecimiento radica en lo que el INE denomina «utilización de vehículos personales», cuyos costes se han elevado un 6,4 % en un año y que incluye el pago de piezas de repuesto, el mantenimiento y reparación y, sobre todo, los carburantes y lubricantes.

Por otra parte, los servicios hospitalarios y financieros parecen haberse mantenido al margen de la presión de la inflación y mantienen en Salamanca los mismos precios que hace un año. Y, mientras el coste de la vida de los salmantinos sigue encareciéndose los equipos de telefonía han rebajado sus precios casi un 11%. También se han rebajado otros productos como los equipos audiovisuales y fotográficos, las herramientas y equipos para el hogar y el jardín o los servicios vinculados con el cuidado personal.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios