15 diciembre 2019
  • Hola

Pablo Milanés: “Salamanca es una ciudad preciosa. Las raíces paternas de mi esposa son de esa tierra y siempre nos gusta ir”

Actuará el 3 de mayo en Salamanca, en el Palacio de Congresos

29 abr 2019 / 14:54 H.

Pablo Milanés estará en concierto el viernes 3 de mayo en el Palacio de Congresos (21:00 horas) con su gira “Esencia”.

–Vuelve de nuevo a Salamanca, una ciudad en la que ya ha actuado. ¿Va a tener tiempo para pasear por sus calles y disfrutar de la ciudad, donde también ha traído a su familia en alguna ocasión?

–Salamanca es una ciudad preciosa. He estado un par de veces más y no he tenido mucho tiempo para visitarla. Las raíces paternas de mi esposa son de esa tierra y siempre nos gusta ir.

–¿Qué formato va a tener el concierto de Salamanca?

–Me presentaré en el Palacio de Congresos con un formato más íntimo de lo habitual: una pianista, una chelista y yo con la guitarra que vuelvo a tocar en varios temas después de varios años. Con este formato presento el show “Esencia” que recoge aquellas canciones más clásicas de mi repertorio, pero también otras importantes para mí y que han quedado más escondidas a lo largo de los 54 discos que he publicado en mi carrera.

–Recala en España pero también va a Estocolmo en este tramo de la gira europea. ¿Cómo le reciben allí donde el idioma de las canciones no es un nexo de unión con el público?

–Fundamentalmente es un público latino o latinizado. Suecia fue uno de los países que más latinoamericanos acogió. Principalmente exiliados chilenos y argentinos de las dictaduras que sus países sufrieron en los años 60, 70 e incluso 80 del siglo pasado. He visitado Estocolmo en muchas ocasiones y la recepción es casi tan parecida a cuando estoy en cualquier país americano.

–¿Vive en Cuba? ¿En España? ¿A caballo entre los dos países? En Wikipedia dice que desde 2004 reside con su familia en Vigo.

–En primer lugar, considero que Wikipedia no es la fuente más fiable y debieran tener más cuidado con eso, puesto que aunque mi mujer es gallega siempre residimos en La Habana, aunque este último año estamos pasando temporadas más largas entre Galicia y Cuba. Nuestros hijos nacieron en Vigo, pero no vivimos allí más que por tres meses.

–Ha recibido en 2015 un Grammy a la Excelencia Musical por toda su trayectoria. ¿Ha sido un impulso para seguir trabajando?

–Siempre digo que los premios no son importantes para mí y no condicionan mi carrera ni mi trabajo. Es verdad que se agradecen porque piensan en uno, en lo que uno hace y crea, pero no estoy pendiente de ellos.

–Tiene nuevos y novedosos proyectos: Un disco en inglés cantando standards de jazz americano, otro versionando en salsa clásicos de su repertorio, y sigue componiendo para su propio nuevo disco. ¿Siente que le queda mucho por hacer después de cinco décadas de carrera?

–Pues claro que sí. Con 76 años, y teniendo entre manos todos esos trabajos y otras ideas, me hace sentir con energía. No me planteo si me queda mucho o poco por hacer, simplemente trabajo y disfruto con lo que hago.

–Para “Jazz Standards” ¿ha vuelto a estudiar inglés? ¿Canta en un tono menor al acostumbrado? ¿Cuándo se lanzará el disco al mercado?

–Es un disco que saldrá en un par de meses. Sí, tuve que repasar el inglés que no cantaba desde los 19 o 20 años; y sobre todo contar con la asesoría fonética de un par de amigos y de mi hijo Antonio, que tiene 19 años y habla inglés perfectamente. Pero, por cierto, no he tenido que cantar en un tono menor al acostumbrado.

–Tiene una enorme producción... ¿“Querido Pablo” está entre los más apreciados por usted?

–Como le comentaba he publicado 54 discos, en solitario unos 40 y algo. Entre ellos dos series de discos dedicadas al feeling y al bolero (6 discos) y otra serie dedicada a la canción tradicional cubana (la serie “Años”, compuesta de 3 discos) que hice a comienzos de los 80 con el afán de rescatar compositores, músicos y canciones tradicionales ya olvidadas. Y como dice usted, también los discos de colaboraciones “Querido Pablo” del año 1985 y “Pablo querido” de 2001, entre muchos otros.

–Fue niño prodigio. Cantó en la radio y en la televisión.... ¿Había antecedentes musicales en su familia? ¿Cuándo se recuerda cantando por primera vez?

–En mi familia no había ningún músico. Yo recuerdo escuchar con mis hermanas mayores la radio desde muy niño, sobre todo los boleros y corridos mexicanos que tenían mucha fama en el aquel entonces en Cuba, además del gran caudal de música tradicional cubana. Mi padre, cantaba mucho mientras trabajaba, era talabartero, y hacía una hermosa segunda voz. Quizás eso me haya influenciado también. Luego mi madre me llevaba a participar en los programar radiofónicos y de televisión, y así empecé a los 5 o 6 años.

–¿Piensa en nuevas colaboraciones artísticas con su hija Haydée?

–Con Haydée he colaborado en un hermoso disco que ella ha producido con arreglos nuevos de canciones mías. Por ahora no hemos pensado nada más. Es bonito participar con los hijos pero ellos deben buscar su propio camino. Ella quiso hacerme este homenaje pero tiene una carrera propia de gran calidad que me gustaría que se diese a conocer más.

–Su mujer Nancy Pérez le donó un riñón en 2014 y la intervención se realizó en La Coruña. ¿Trató de disuadirla?

–Fue una decisión meditada entre los dos y sobre todo orientada por los médicos.

–Tiene 76 años e intervenciones para pensar en retirarse.

–Ni me lo planteo, para mí es fundamental cantar en directo. Necesito la comunicación y presencia de mi público.

–Ya no habla de política, pero ¿cuál es la situación actual en Cuba? Se habla de la amenaza de una nueva crisis económica. ¿Los cubanos merecen vivir con dificultades?

–Efectivamente no hablo de política, como usted ha dicho.