Borrar
Alumnas del curso de operaciones auxiliares de carnicería y charcutería de Cruz Roja.
La mitad de las salmantinas en paro llevan más de un año buscando trabajo

La mitad de las salmantinas en paro llevan más de un año buscando trabajo

Tres cuartas partes de las desempleadas de la provincia que esperan una oportunidad laboral desde hace más de dos años han superado los 45

Martes, 18 de junio 2024, 06:30

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La provincia continúa sumando trabajadores hasta cotas nunca vistas desde la anterior crisis económica. Pero, pese a los nuevos récords de afiliados a la Seguridad Social, no todos los colectivos tienen las mismas posibilidades de acceder al mercado laboral. Las oportunidades se reducen cuando se trata de mujeres que superan los 45 años. Conforme al último informe del Mercado de Trabajo en Salamanca elaborado por el Servicio Público de Empleo Estatal, del total de parados que había en Salamanca en 2023, las féminas suponen el 59,86 % y a su vez, de ellas, el 60% superan esa edad. En definitiva, este colectivo representa más de un tercio de los demandantes de empleo —concretamente un 35%— registrados en las listas SEPE.

No solo hay más mujeres demandantes de empleo que hombres, sino que también les cuesta más que alguien les dé una oportunidad. Casi la mitad de las féminas en situación de paro, concretamente el 46,27 %, son de larga duración, lo que implica que llevan más de doce meses sin que nadie las contrate. Y, entre ellas, nuevamente las mayores de 45 años son las que tienen más dificultades para escapar de esta situación. Representan casi tres de cada cuatro salmantinas (71,7 %) que en el último año no han logrado un empleo. Y, cuanto más tiempo pasan sin trabajar, más complicado resulta volver a hacerlo. Un 30 % de las mujeres registradas en las listas del SEPE llevan más de dos años esperando que alguien les dé una oportunidad y tres cuartas parte de ellas superan ya los 45. El propio Servicio Público de Empleo destaca que el pasado ejercicio «el aumento más importante con respecto al año 2022 se dio en las paradas con una antigüedad en la demanda de entre 12 y 24 meses, que aumentaron un 30,29 %».

«En todos los niveles formativos el paro de las mujeres es mayoritario, duplicando ampliamente, por ejemplo, el número de paradas con formación universitaria al de los hombres», apunta este análisis de la evolución del mercado laboral provincial durante el pasado ejercicio. Es el sector servicios el que engloba a la mayoría de las mujeres en situación de desempleo, más del 80 %, pero porque este es en el que trabajan tres cuartas partes de los salmantinos.

Entre las ocupaciones en las que hay una mayor contratación de mujeres se encuentra el de camarera; limpiadora de oficinas, hoteles y otros establecimientos; vendedoras en tiendas y almacenes; otro personal de limpieza, y ayudantes de cocina. De ahí, que sean los servicios de comida y bebidas, los alojamientos, el comercio, las residencias y el sector educativo las actividades económicas en las que más contrataciones de féminas se registraron el pasado ejercicio. No obstante, esto no implica que sean los ámbitos en los que hay más trabajadoras dadas de alta a la Seguridad Social. La mayor afiliación femenina de la provincia la «capitanean» las actividades sanitarias, que, sin embargo, no se encuentran entre las que más contrataciones realizaron en 2023, lo que apunta a que en este área se encuentran los trabajos de mayor estabilidad. Pese a la reducción de trabajadores que se está produciendo en los últimos años en el comercio, este todavía es la segunda actividad en la que más mujeres trabajan en la provincia. Le sigue la educación y en cuarto lugar, ya sí la hostelería, que es la que más contratos ofrece, aunque muchos de ellos no son de larga duración.

Pese al descenso de la temporalidad desde que se aprobó la nueva reforma laboral, la memoria muestra que por cada contrato indefinido que firmó una salmantina el pasado ejercicio (15.065), se firmaron otros dos temporales (33.067). De estos últimos, casi cuatro quintas partes se justificaron en circunstancias de la producción y otro 14 % en sustituciones. Por otra parte, dentro de las mujeres que lograron un contrato indefinido, sólo una cuarta parte trabajan a jornada completa. Otro 40 % consiguieron un empleo fijo a tiempo parcial, una fórmula muy asentada, según el SEPE, en los servicios de limpieza y el comercio, y otro 35 %, como discontinuas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios