03 agosto 2020
  • Hola

Los cachorros también van al “cole” en Salamanca

El taller de adiestramiento pretende mejorar la convivencia de las mascotas y el resto de salmantinos

15 dic 2019 / 14:53 H.

Diez inquietos cachorros junto a sus dueños participaron este sábado en el taller de adiestramiento impartido por los instructores Chema Martínez y Patricia Burgos en el parque El Baldío. Las crías de perro están en la etapa perfecta para ser adiestradas y así evitar que en el futuro desarrollen problemas de conducta que puedan perturbar la relación dueño y perro, además de la convivencia con el resto de ciudadanos. “Hay adiestradores privados, pero no es lo habitual. Cuando se empiezan a detectar conductas de desobediencia ya son adultos y es muy complicado readiestrarle. Es un problema interno, un animal no educado puede generar inconvenientes y se convierte en una de las razones de abandono animal”, explicó la primera teniente de alcalde, Ana Suárez.

Esta actividad, incluida dentro de los talleres desarrollados desde la Oficina de Bienestar Animal, nace con la intención de impartir las técnicas necesarias para educar a las mascotas de la ciudad. “El objetivo es trabajar con grupos pequeños para centrarnos de manera específica con cada animal y su personalidad”, concretó Ana Suárez. Durante la primera parte del taller, los dueños experimentaron una clase teórica sobre las cuestiones generales de adiestramiento del cachorro. Después, la segunda parte consistió en una masterclass práctica centrándose principalmente en que aprendan el nombre y la llamada. “La llamada y el nombre es la parte más importante para el adiestramiento de un perro. El error más común entre los dueños es tratar a los cachorros como si fueran bebés”, especificó el adiestrador, Chema Martínez.

“El error más común entre los dueños es tratar a los cachorros como si fueran bebés”, explicó Chema Martínez

Los participantes acudieron emocionados y con la ilusión de mejorar la experiencia con su amigo peludo. “Nunca hemos tenido animales y venimos a ver si nos dan algunos consejos porque al principio es difícil”, afirmó Lidia Fuster. Paula Nafría acudió también junto a sus dos perros. “Tengo a Doby y Balto de acogida. Se portan muy bien y obedecen, pero si están sueltos y hay otro estímulo no hacen mucho caso”, comentó. Belén Tabernero acudió junto a su hija y su perrita Iris. “Venimos para enseñarle a hacer cosas, aunque mi hija Raquel ya le ha enseñado algún truco”, explicó.