24 octubre 2021
  • Hola

La transformación del comercio salmantino: desde el pedido por Whatsapp hasta la cita previa

Los avances para llegar al cliente: además de la venta online y presencial cada vez se usan más la redes, las listas de difusión y los comunity manager

14 oct 2021 / 18:01 H.
Ver Comentarios

Si se suma el efecto de la pandemia, con las redes sociales y las nuevas tecnologías surge un cóctel que cada vez utilizan más los comerciantes salmantinos para comunicarse con sus clientes. La atención personal siempre ha sido un sello del comercio de proximidad, pero ahora se han abierto otras vías además de la clásica pregunta “¿le ayudo en algo?” con la que hasta hace muy poco comenzaba la relación.

Una visión simplista podría dividir la venta actual en presencial y por internet. Pero entre ambas hay un abanico cada vez más amplio y personalizado si cabe. Todo comenzó con los vetustos SMS. Han caído en el olvido, pero eran clave para informar sobre todo a los clientes fieles de ofertas, campañas y preventas. Han sido claramente desplazados por los whatsapp, muy útiles gracias a sus listas de difusión. “Permiten una interacción con el cliente ágil para ofrecer reservas de productos, venta de artículos e incluso comunicación del horario de la tienda”, sostiene Antonio Flórez, secretario general de la Asociación de Empresarios Salmantinos del Comercio (AESCO).

Reserva de cita

Llama la atención también un fenómeno que comenzó con la pandemia y que parece que se ha quedado entre la población salmantina. Se trata de la reserva de cita, obligatoria para acudir a las tiendas después del confinamiento. Para algunas personas resultó tan práctico, que siguen la utilizando para asegurarse una atención más exclusiva. “En determinados segmentos llevarse un artículo a casa requiere su tiempo porque hay probarlo y valorarlo, por eso el cliente quiere una atención exclusiva”, subraya Flórez, para añadir que “por eso algunos consumidores optan por pedir una cita en el momento de menos trabajo para tener al dependiente para ellos solos”. Esta aplicación también ha abierto horizontes sobre todo en el campo de la alimentación. Gracias al confinamiento muchos salmantinos descubrieron la comodidad de hacer los pedidos a través de un mensaje, recogerlo en la puerta de casa y pagar con tarjeta. “Funcionó mucho durante el encierro y se ha quedado”, insiste Flórez.

Luego están las redes sociales, que permiten la comunicación con el cliente y con quien no lo es. Facebook e Instagram, fundamentalmente, se han convertido en grandes escaparates con un enorme potencial, especialmente porque permiten interactuar con los usuarios, difundir los productos y servicios a la venta e incluso personalizar la información en función de la edad, los gustos, la profesión y la situación familiar. Funcionan sobre todo para captar nuevos clientes, aunque se ha abierto un nicho de empleo muy interesante.

“En Salamanca los comerciantes no suelen utilizar a influencers para que les hagan campañas, pero sí se contratan comunity manager para lanzar la marca digital de la tienda y explotar a los seguidores y a los “me gusta”. Si bien es cierto que los empresarios cada vez se forman más y mejor en este ámbito, que ya es casi imprescindible para abrir horizontes y ofrecer una atención de calidad a los clientes, lo cierto es que las tiendas cada vez cuentan más con los comunity manager, aunque sea contratando sus servicios algunas horas a la semana. “Se usan más en los comercios de textil y calzado. Ámbitos de moda que se renuevan con cierta periodicidad y necesitan dar difusión”, apunta Flórez.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png