11 diciembre 2019
  • Hola

La Junta se suma a la alianza para crear el gran Campus Agroambiental de Salamanca

La viceconsejera de Universidades asegura que van a ayudar a su creación

06 nov 2019 / 19:03 H.

La Junta de Castilla y León apoyará a la Universidad de Salamanca en la creación de la Facultad de Ciencias Agrarias y Ambientales que formará parte del gran Campus Agroambiental que la ciudad proyecta desarrollar en La Platina, junto al cementerio.

“Por supuesto que vamos a apoyar a la Universidad de Salamanca en ese proyecto porque, además, todo lo agrario y medioambiental es una fortaleza de Castilla y León, y por lo tanto, vamos a apoyar este tema desde todos los puntos de vista”, aseguró ayer la viceconsejera de Universidades e Investigación, Pilar Garcés, que presentó la concesión de la Unidad de Excelencia de Producción Agrícola y Medioambiente (Agrienvironment) a investigadores del Centro Hispano-Luso de Investigaciones Agrarias, un paso más en la consecución del Campus Agroambiental.

El pasado mes de octubre, la Universidad de Salamanca, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, la Diputación y el Ayuntamiento de Salamanca firmaron una alianza institucional para la promoción de este proyecto vinculado a uno de los sectores económicos más importantes de Salamanca —cuenta con 8.200 ocupados en la provincia y cerca de 64.500 en el conjunto de Castilla y León—. Según anunció ayer la viceconsejera de Universidades e Investigación, también se sumará la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León, aunque no concretó ninguna cuantía.

Cierto es que desde la Universidad de Salamanca reclaman desde hace tiempo apoyo económico de la Junta para poder sacar adelante la construcción de la Facultad de Ciencias Agrarias y Ambientales en esta zona de la ciudad, cerca del Instituto de Biología Funcional y Genómica y del Instituto de Neurociencias. Desde hace años, la citada facultad ocupa las dependencias de un colegio, por lo que urge su traslado a un nuevo centro.

El equipo rectoral quiere aprovechar la ocasión para dar un paso más y crear un edificio que sea un ejemplo de sostenibilidad, según ha avanzado el rector Ricardo Rivero. Su presupuesto ascenderá a 7 millones de euros, de acuerdo a los cálculos iniciales, ya que el edificio no suplirá solo las necesidades docentes, sino que la idea es que cuente, por ejemplo, con un invernadero y campos de experimentación que permitan a la Facultad de Ciencias Agrarias y Ambientales estar a la vanguardia.

Además, la idea va más allá. El objetivo es crear un corredor académico y científico que sirva de revulsivo para el conjunto de Salamanca. De momento, el Ayuntamiento ya ha aprobado la cesión de la parcela de 17.615 metros cuadrados para el Estudio salmantino y otra de más de 10.000 para el Consejo Superior de Investigaciones Científicas que trasladará a esta zona el Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca (Irnasa), ahora en un inmueble de la Diputación en el paseo Rector Esperabé.

En este sentido, el presidente de la Diputación, Javier Iglesias, manifestó su empeño de desarrollar un centro que impulse el sector primario.

Este nuevo complejo permitirá incrementar la actividad de la Universidad y el Irnasa en este ámbito y se sumará a la excelente labor que ya realiza el Centro Hispano-Luso de Investigaciones Agrarias, como se ha puesto de manifiesto con la concesión de una Unidad de Excelencia que recibirá con una inyección de 850.000 euros en cuatro años para desarrollar un plan estratégico de investigación que le permita convertirse en un referente en producción agrícola, en primer lugar a nivel local y regional, pero con aspiraciones a liderar este campo de conocimiento a nivel nacional e incluso internacional.

La ambición de Valladolid. También la ciudad de Valladolid tiene en proyecto crear un Parque Agroalimentario. Su alcalde, Óscar Puente, ya ha pedido apoyo a la Junta de Castilla y León, de momento sin respuesta, para el desarrollo de este centro y, una vez más como es habitual entre los mandatarios de Pucela, ha aludido a que Valladolid es un “punto neurálgico” de la Comunidad, por lo que, desde su punto de vista, es “donde la inversión pública tiene un rendimiento mayor”.

PALABRAS CLAVE