14 diciembre 2019
  • Hola

La gran estafa de la ‘Capital de la Navidad’ también llega a Salamanca

El supuesto parque que recreaba Laponia en Lisboa ha sido un engaño según han constatado familias salmantinas que han conformado una Plataforma de Afectados para exigir la devolución de las caras entradas y los gastos

04 dic 2019 / 18:08 H.

Se vendía en internet como el parque temático navideño más grande de Europa. Una recreación de Laponia a las afueras de Lisboa (Portugal) con las calles nevadas, hielo, cañones de nieve, cúpulas con espectáculos en su interior, carruseles, atracciones, mercadillos, un poblado lleno de elfos, una noria y un gran árbol de Navidad. Un parque, a priori espectacular, también por el elevado precio de las entradas: 31,80 euros la entrada por adulto y 26,50 euros para niños de 3 a 12 años; o 93,28 euros para una familia con dos hijos. El pasado viernes abrió sus puertas y algunas familias salmantinas que viajaron hasta Lisboa sólo para conocer este parque temático navideño se toparon con la auténtica realidad.

“La atmósfera que te encuentras en el parque no es la que esperas. No hay apenas música y eso que eran las 16:30 horas local. Mis hijos lo primero que preguntaron fue que si podían ir a la nieve, y claro, no les vas a decir que no. Pero ni nieve, ni nada de nada... Paseando por el recinto mi mujer y yo nos percatamos de que aquello no era lo ofertado. Según el promotor del parque, había un árbol de Navidad de 40 metros, pero la realidad fue un triste simulacro mal iluminado con dos taburetes”, cuenta F.A., uno de los afectados que conforman la Plataforma en Salamanca con una decena de familias que han ido o tenían varias entradas ya compradas para acudir.

“La pista de hielo más grande de Portugal era poco más o menos del tamaño de la que ponen todos los años en el Centro Comercial El Tormes, e incluso más pequeña. Según la organización, todo el parque se encontraba sembrado de césped natural y lo único que nos encontramos fue una moqueta verde llena de agua y barro. La nieve que decían que cubría todo el parque no era más que papel higiénico mojado y arrojado al tuntún por donde les pareció mejor. Las supuestas pistas de nieve o toboganes gigantes de hielo no eran más que seis toboganes de plástico por los que tenías que deslizarte en una especie de flotador que debías arrastrar cuesta arriba, ya que el remonte no funcionaba, no sin antes aguantar una cola kilométrica”, prosigue este padre indignado, que acudió con su mujer y su hijo de 11 años y una amiga de éste, y que ya ha denunciado el caso a Consumo de Salamanca y acudirá a un abogado con la Plataforma de Afectados para exigir la devolución de las entradas y de los gastos ocasionados (combustible del viaje, peajes, estancia y manutención).

“Ni árbol de 40 metros ni desfiles de Papá Noel y elfos. Sólo seis toboganes de plástico, dos renos y una noria”

Ni desfiles de Papá Noel ni de elfos... aunque supuestamente iba a ver tres diarios. Tan sólo dos renos. “Los pobres estaban en un recinto súper pequeño en muy malas condiciones y con la cornamenta serrada”, describe este afectado, que denuncia la ausencia de aparcamiento en la zona, la falta de cajeros y que no aceptaban tarjetas de crédito españolas en los restaurantes del parque.

Esta familia soportó colas de más de dos horas para acceder a una exposición de figuras de hielo, “lo único que se salvaba del parque”, que sólo se podía ver en 10 minutos por las bajas temperaturas. “En la fuente con luces repetían el mismo espectáculo cada cinco minutos. Estuvimos esperando en una cola para un taller de galletas que finalmente se canceló y en la noria desistimos de subir”, agrega la madre, que ya ha mandado sus quejas por correo electrónico a la empresa de venta de tickets y a la organizadora de ‘Capital do Natal’, cuyo teléfono no aparece en sus redes sociales, de quienes no ha recibido respuesta.

Decepcionados y estafados. Fueron las sensaciones de los salmantinos que acudieron con toda la ilusión a Lisboa el pasado fin de semana para que sus hijos disfrutaran del novedoso parque navideño que se estrenaba este año. Más fiasco al comprobar que en Lisboa, en el parque Eduardo VII, “había una zona de Navidad, gratis y con césped de verdad, casetas y Papá Noel”.

PALABRAS CLAVE