28 septiembre 2020
  • Hola

El Hospital ya tiene listo el plan para afrontar la segunda ola

El espacio COVID reservado en Urgencias irá ganando terreno con al menos una semana de antelación a las necesidades

08 ago 2020 / 19:46 H.

El Hospital de Salamanca tiene bien atado el plan de reescalada para ir adaptándose a la intensidad de la segunda ola. “Es fácil: igual que se hizo la desescalada, pero en el orden inverso”, apuntan desde Urgencias, que advierten de que “el área del Clínico ya está bastante llena de pacientes con el virus, aunque bastante menos graves de como llegaban en el mes de marzo”, puntualizan.

La premisa en el plan de reescalada volverá a ser la de tomar decisiones con antelación para intentar ir una semana por delante de lo que mande el virus. De este modo, hay una norma clara y es que toda la patología respiratoria tiene que centralizarse en el Clínico. El último comunicado que Rafael Borrás ha enviado a su equipo es que los casos que vayan al Virgen de la Vega deben ser vistos parcialmente y luego ser remitidos al Clínico. El paciente no tiene por qué saber esta distinción de patologías, de modo que cuando acudan al Virgen de la Vega con un posible caso de coronavirus, tendrá que ser trasladado en ambulancia a la planta baja izquierda del Clínico. Esa es la zona en la que ahora mismo se están tratando a los pacientes COVID. En el caso de que el volumen de casos crezca se pasará a utilizar la zona de los niveles 4 y 5. El tercer paso sería ‘invadir’ la zona de Urgencias por excelencia. Es decir, los consultorios y los boxes del Clínico. Por último, se volvería a tomar el área de Cirugía Mayor Ambulatoria que está en la planta baja. Todo lo demás tendría que ser resuelto en el Virgen de la Vega.

Si la segunda ola de la pandemia alcanza niveles tan intensos como en la primera será necesario volver a contar con todo el personal. Eso va a suponer cancelar o posponer vacaciones. “Ya nos han comentado que las vacaciones de septiembre y octubre están en el aire”, afirma un urgenciólogo. Se han marchado de vacaciones ocho especialistas de Urgencias por quincena, pero a buena parte de la plantilla les faltaría otra quincena para disfrutar en otoño y no está nada claro que vaya a ser posible.Uno de los proyectos que también se quiere mejorar de cara a la segunda ola es doblar el circuito de Urgencias Pediátricas. Es más complicado por la falta de espacio del edificio, pero de la misma manera que se hace con los adultos, se intenta evitar que un niño con COVID tenga que compartir el mismo espacio que otro mejor que acude por una caída.