18 septiembre 2019
  • Hola

El “boom” motero eleva la siniestralidad en Salamanca, que ya supera la de todo 2018

Las ventas de vehículos de dos ruedas repuntan un 10% en el primer semestre

17 ago 2019 / 20:13 H.

La motocicleta ha sido la gran olvidada en las políticas de movilidad, sin embargo ahora está adquiriendo un gran protagonismo, con una presencia creciente en las ciudades. El aumento del uso de la moto para trabajar por el ‘boom’ del reparto a domicilio y el repunte de la afición por viajar sobre dos ruedas hacen que España sea tras Italia el segundo país de la Unión Europa con más vehículos de dos ruedas matriculados, y la provincia de Salamanca es la segunda de España, tras Asturias, con más motos por habitante: los salmantinos cuentan con 2.421 ciclomotores, 10.818 motos y 3.066 escúteres, según datos de 2017. Estos vehículos siguen ganando adeptos y en el primer semestre de este año las matriculaciones de motos han crecido casi un 10% en Salamanca con 257 motos vendidas.

Los vehículos de dos ruedas son un aliado para reducir el tráfico y la contaminación, sin embargo también el riesgo de morir en un accidente de tráfico es 17 veces mayor en una moto que un coche y los motoristas son uno de los colectivos más vulnerables. En Salamanca el “boom” motero ha elevado la siniestralidad en las carreteras de la provincia: los 25 accidentes con víctimas registrados en los primeros siete meses de este 2019 ya superan a los 23 de todo el año 2018, a los 21 de todo el 2017 y a los 21 de 2016. Por suerte no ha habido que lamentar fallecidos este año, a diferencia de años pasados, aunque sí 7 heridos graves hospitalizados y 20 leves, en la tónica de estadísticas anteriores.

Es en primavera y verano, la época propicia para sacar las motos a la carretera, cuando reputan los siniestros: 21 de los 25 de las vías interurbanas tuvieron lugar entre mayo y julio. La A-62, la N-630 y la SA-225 en la Sierra fueron los escenarios de los siniestros más graves este año. Sólo dos acaecieron en autovía, mientras que el resto fue en vías secundarias, muchas de ellas en la zona de la Sierra, según los datos facilitados por Subdelegación del Gobierno.

De hecho, la SA-220 que enlaza Ciudad Rodrigo con Béjar pasando por El Cabaco y Villanueva del Conde en la Sierra de Francia sigue siendo el “punto negro” enquistado para los motoristas: desde 2016 y hasta la fecha, esta vía convencional acumula doce accidentes de motoristas con diez heridos y dos fallecidos. Bien es cierto que las medidas de refuerzo de la seguridad implantados en esta vía (señalización y guardarraíles) durante los últimos meses parece que empiezan a surgir efecto, ya que sólo dos de los doce siniestros en la SA-220 desde 2016 tuvieron lugar en 2019 y con dos heridos leves. Este año la palma se la llevan la N-620 y la N-630 con tres siniestros en cada una de las vías. También la SA-20 en el polígono El Montalvo es el segundo tramo que acumula más accidentes de moto en los últimos años (7 desde 2016).

Más de la mitad de los accidentes de motoristas se debió a salidas de vía, seguido de los producidos por alcance.

PALABRAS CLAVE