Borrar
El alcalde Pedro Astudillo muestra la antigua ermita del Humilladero de Zorita de la Frontera. JORGE HOLGUERA
Zorita salva 'in extremis' la ermita del Humilladero anterior al siglo XVI

Zorita salva 'in extremis' la ermita del Humilladero anterior al siglo XVI

La antigua Cooperativa de San Isidro de agricultores ha donado el templo

Jorge Holguera Illera

Zorita de la Frontera

Miércoles, 15 de mayo 2024, 06:45

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La antigua Cooperativa San Isidro de agricultores de Zorita de la Frontera se extinguió definitivamente este martes, después de dejar a la localidad en donación una joya del patrimonio en peligro de desaparición. «La ermita ya es propiedad del Ayuntamiento de Zorita de la Frontera», anunciaba ayer el alcalde Pedro Astudillo. «Ya tenemos las escrituras y podemos ponernos a trabajar para recuperar el edificio», explicaba.

«Llevo siete años trabajando por salvar la ermita del Humilladero», daba a conocer el regidor, expresando con libertad una noticia que guardaba celosamente con el fin de favorecer el proceso que les permitirá salvar 'in extremis' este edificio cargado de historia.

El alcalde sabe que aún le queda mucho camino por andar y que necesitará un impulso importante para poder acometer la restauración que necesita el edificio, para ello acudirá a todas las administraciones en busca del apoyo que hará posible que esta ermita siga permaneciendo en pie como huella del pasado.

«El pleno será el que decida el uso al que vamos a destinar el edificio, pero a mi me gustaría que se pudiera recuperar la antigua romería que se hacía en torno a la ermita», detalla el alcalde.

Cuentan en la localidad que era famosa la procesión que partía de esta ermita del Humilladero. Algunos aseguran que se sacaba en procesión un Cristo, posiblemente el que se conserva en el interior del templo parroquial, porque saben que todas las imágenes de esta ermita se llevaron a la iglesia principal.

Según se puede ver en las marcas de la pared parece que el templo al menos tenía un Cristo crucificado, un San Juan y una Magdalena. El vecino Luis Fernando Ruano contaba hace un año que recordaba «haber visto dos imágenes en el interior».

La fachada principal del templo, que asoma a la calle Ronda de la Ermita, tiene dos puertas. La de la izquierda tiene una llamativa rotura en el arco. «Para meter el Cristo tuvieron que romper el arco de una puerta porque le tenían que poner de lado, ya que sino no entraba de pie... imposible», relataba el vecino José Galiano.

El edificio data de finales del siglo XV o principios del XVI. «Es de planta cuadrada, levantado con muros de ladrillo y tapial sobre un zócalo de sillería de granito con un bello friso de ladrillos en esquinilla y canecillos también de ladrillos», según un informe elaborado por la Junta de Castilla y León.

En el mismo ya se puede leer que «a pesar del estado de ruina de la construcción, esta sigue siendo de gran belleza por su equilibrada proporción y juego de colores según los distintos materiales».

El edificio tiene unas dimensiones de unos 36 metros cuadrados, además de un solar de 480 metros que está semi cercado. Se trataba del terreno dedicado al antiguo camposanto, ya desacralizado hace años. Según cuentan en el lugar todo el recinto fue adquirido por la cooperativa para uso de los agricultores y ganaderos.

En la esquina construyeron una nave que hacía las veces de sede de la cooperativa. Esta edificación pasó a propiedad de la asociación de agricultores y ganaderos para uso comunal de los trabajadores del campo del municipio.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios