Borrar
una tradición que pasa de generación en generación. D. SÁNCHEZ
La Virgen visigoda que se esconde en La Alberca

La Virgen visigoda que se esconde en La Alberca

Este sábado la localidad serrana celebra una de sus tradiciones más arraigadascercanas al lunes de Pentecostés, la romería de Maralviejas o Majadas Viejas

D. Sánchez

La Alberca

Viernes, 17 de mayo 2024, 06:15

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Si hay un lugar en la provincia de Salamanca donde la tradición se adentra en la tierra con raíces profundas, es, sin ninguna duda, la Sierra de Francia. Mitos y leyendas han trascendido, casi sin modificar, de generación y generación, y junto a ellos, actos y procesiones que evocan el pasado de esta zona, desde lo más hondo del bosque de robles que dan cobijo a la localidad de La Alberca.

Este próximo sábado, con la mirada puesta en el lunes de Pentecostés, la villa serrana celebra la romería de Maralviejas, o como es más conocida, la de Majadas Viejas, un nombre que nos hace viajar al pasado, al corazón de la Sierra de Francia para entender su significado. Con un protagonista excepcional, nada más y nada menos que un rey visigodo, Roderico, llamado también Don Rodrigo.

Durante su efímero reinado, ya que apenas duró un año, del 710 al 711 de nuestra era, la leyenda sitúa a este monarca en la zona de La Alberca. Y no precisamente en un momento de honor, pues Don Rodrigo acababa de ser derrotado por los caudillos musulmanes Musa ibn Nusayr y su liberto Tariq en la batalla de Segoyuela de Cornejas, cerca de Tamames. Una derrota que propició la perdida de su trono y que hizo a este visigodo tratar de esconderse de sus enemigos en la Sierra de Francia.

Cuenta los cantares de tiempos remotos, que el soberano llevaba consigo a cada batalla una imagen de la Virgen, en busca de su guía y protección. Tras ser depuesto por las tropas musulmanas, Don Rodrigo decidió esconder esta imagen en unas peñas cercanas a La Alberca, con el objetivo de que no cayera en manos del enemigo.

Las estaciones se sucedieron, de invierno a invierno, una y otra vez durante varios años, mientras la Virgen se mantenía escondida entre las rocas, absorta y ajena al mundo que se extendía a su alrededor. Hasta que un día, un vecino de Monforte llamado Froilán Porqueiro, un ermitaño que paseaba por ese lugar, dio con la imagen en el paraje donde los pastores levantaban sus cabañas para guardar al rebaño, llamada como las Majadas Viejas.

Tras el hallazgo, los albercanos entendieron que era una señal divina y decidieron edificar en esa misma ubicación una ermita, la ermita de Nuestra Señora de las Majadas Viejas, situada a pies del Camino de Santiago, a poco más de 3 kilómetros del municipio y secundada por un denso bosque de robles. Desde tiempos inmemoriales, como celebración del descubrimiento de la imagen, y vinculada a la festividad del lunes de Pentecostés, los vecinos de la villa sacan en procesión a la Virgen mientras los bailes en su honor se suceden para conmemorar esta fiesta.

Este sábado, La Alberca revivirá esta leyenda con la romería y salida de la Virgen desde la iglesia parroquial 10:00 horas, hasta la ermita y seguidamente se harán los bailes en su honor. Por la tarde, a las 17:00 horas, la loa con estos hechos dará cuenta de la leyenda albercana.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios