23 septiembre 2020
  • Hola

Con permiso para entrar al piso okupado por palomas en Terradillos

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León autoriza al Consistorio que acceda a la vivienda que desde hace dos años acumula denuncias de los vecinos por insalubridad

23 jun 2020 / 13:52 H.

El Consistorio de Terradillos ha logrado, tras dos años de tramitación, que el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León haya autorizado la entrada de una comisión municipal para llevar a cabo la limpieza del piso de la calle Duero invadido por las palomas.

Los vecinos de esta comunidad denunciaron, en el verano de 2018, la presencia masiva de palomas en el interior de una vivienda que según explicaron, al parecer, permanecía vacía. El Consistorio ha tratado en vano a lo largo de casi 24 meses de contactar con el propietario de la vivienda para pedirle que la limpiase, pero ha sido imposible localizarle, por eso se tramitó ante la justicia la petición para poder acceder al interior del piso y llevar a cabo la limpieza del mismo.

Tras llegar a las altas instancias de Justicia de la Comunidad Autónoma estas son las que han dado el visto bueno a esta limpieza del piso por parte del Consistorio, que ya está tramitando la contratación de una empresa que tenga capacidad para poder llevar a cabo esta tarea. La idea con la que se trabaja ahora es pode llevar a cabo la apertura de la puerta de la vivienda y la limpieza “antes de que acabe este mes”, señalaron desde el Consistorio.

Los residentes del bloque llevan dos años soportando que las palomas aniden en el interior de la vivienda en la que se acumulan restos biológicos de toda índole. Además, la presencia de decenas de aves hace que plumas y deyecciones se acumulen también en las zonas comunes del edificio como por ejemplo el patio. Los olores que produce la presencia de estas aves en el bloque son sólo una de las molestias que soportan desde hace muchos meses. Según aseguran los residentes del bloque: “Han estado saliendo bichos de todo tipo, incluidos gusanos, por debajo de la puerta de la vivienda y hemos tenido que poner cinta aislante para precintar la puerta y que no salgan al rellano”.

Esta medida provisional sin embargo no ha sido demasiado efectiva a lo largo del tiempo con las personas alérgicas que viven en el edificio y que han renunciado a abrir sus ventanas para ventilar las viviendas. Los vecinos, ante la gravedad de la situación, desde el verano de 2018 pidieron ayuda por escrito, tanto al servicio de Sanidad de la Junta como al Consistorio.

Los vecinos siempre han apuntado al peligro tanto para la salud como para la integridad de las viviendas que supone la presencia de las palomas, por la acumulación de porquería que producen en tejados, balcones, terrazas y patios, algo a lo que se suma los atascos en los canalones.